Miércoles , 17 Enero 2018

#OpinionCaturra: Silencio

  1. Por Patricio Erlandsen

Las puteadas, el llanto, la rabia. Mirar al cielo, pedir una explicación. Mirar a la marquesina donde se sientan los dirigentes, más puteadas, más rabia. Bajar las escaleras, mente en blanco. Gritar, gritar y más gritar. Ya casi sin voz.
Salir del estadio, llamar a mi esposa. Llorar, volver a llorar como niño. Me trata de calmar, pero no entiende. Cortar el teléfono y ahí está…silencio.
Bajar por las calles de Playa Ancha llenas de gente que no habla y autos a los que solo les suena el motor. Ni las olas quieren interrumpir el silencio sepulcral, entienden que el Puerto está de luto.
En toda mi vida de wanderino, nunca había sentido un silencio tan triste como el de esa bajada por Playa Ancha. Uno que otro sollozo y nada más.
Un silencio que esconde las penas de 17 mil hinchas que dejábamos atrás la catástrofe que solo minutos antes habíamos vivido en nuestra casa.
Hay poca claridad para pensar. Esta columna lo escribo solo poco después de haber viajado un par de horas y haber vuelto a Santiago. Ese abrazo de mi esposa, no lo voy a olvidar jamás.
¿Qué decir cuando hay tanta pena? He aprendido que en la vida, no es bueno hablar ni escribir en caliente.
Pero solo un par de cosas que no puedo dejar pasar. Este descenso (para mi, el más doloroso de la historia) tiene culpables directos. Un plana directiva que lo único que ha hecho en diez años es ser sinónimo de mediocridad y carencia de autocrítica que impresiona. La conferencia de prensa de Lafrentz ayer, fue insostenible, del mundo de Bilz y Pap.
Por otro lado un técnico que, como bien saben, quienes siguen mis columnas, nunca me convenció. Frío, abúlico e incapaz de cumplir con el único objetivo que tenia: evitar el descenso. Córdova fue solo confusión durante estos seis meses y pagó caro la pésima conformación de plantel que hizo. ¿Qué hubiera pasado si Espinel hubiera podido traer jugadores elegidos por el?
Y tercero, algunos jugadores que dan vergüenza. Todos sabemos quienes son.
Wanderers fue este año el tercer equipo que más gente llevó, que movilizó 15 mil personas a Concepción y que nunca estuvo solo. ¿Cómo es posible que nos pase esto?
Me pregunto una y otra vez ¿Qué hicimos mal los hinchas para pasar por esto?
Y la única respuesta que obtengo es: silencio.

Comentarios

comentarios

Revisa también

#OpiniónCruzada Hora de los balances

Por Milo Parker (@UCParker) Ayer –domingo- se jugó un partido bastante emotivo en el Estadio …