“La Roja” se hizo respetar: Venció a Uruguay y quedó cuarta

En un gran segundo tiempo, Chile venció con autoridad a los celestes y finalizó el 2016 en zona de clasificación. Alexis fue la gran figura. 

No había mejor forma de finalizar este histórico 2016 para la Selección Chilena. “La Roja” culminó la temporada en que conquistó el bicampeonato de América con un rotundo triunfo ante Uruguay por 3-1, resultado que dejó al equipo en la cuarta ubicación de las Clasificatorias para Rusia 2018.

Para el cuadro nacional, eso sí, no fue sencillo, porque tuvo un primer tiempo de bajo nivel, exhibiendo mucho desorden y con su mejor hombre, Arturo Vidal, ratificando que no estaba en su mejor condición física. A los 7′, la visita ya tenía dos chances claras. Chile no se encontraba y en los 16′ Edinson Cavani puso el 1-0, luego de un balón que perdió Marcelo Díaz y que fue capturado por Luis Suárez para habilitar al hombre del PSG. Y la cosa pudo ser peor, porque a los 26′ el juez no sancionó una falta penal de Gary Medel al artillero que abrió la cuenta.

Pero tras eso, Chile esbozó una reacción. A los 35′ un derechazo de Isla se fue por poco en lo que era la antesala de lo que vendría después. A los 45′, Alexis agarró un balón en el medio, habilitó a Jean Beausejour que ganó línea de fondo y encontró a la altura del punto penal a Eduardo Vargas para poner el 1-1. 

Y en el complemento, se vio una de las mejores versiones de Chile desde el título de la Copa América Centenario. “La Roja” encontró su fútbol y empezó a pasarle por encima a los “charrúas”. A los 57′ Pizzi dispuso el ingreso de Leonardo Valencia por Arturo Vidal y el medio nacional mejoró.

Por eso no extrañó que a los 59′, Alexis Sánchez se sacara toda la rabia acumulada de 400 días sin anotar por “La Roja” con un violento derechazo que dejó sin resistencia a un débil Fernando Muslera. Y de ahí en más, Chile fue mucho más.

A los 75′ lo ratificaría nuevamente el delantero del Arsenal. Tras un gran pase profundo de Marcelo Díaz, le ganó en velocidad a Coates y definió de gran manera para desatar la fiesta en Ñuñoa. Era el 3-1 y la tranquilidad.

Pero para hacer más sabroso el triunfo, en los 87′ Claudio Bravo estuvo soberbio para contener un lanzamiento penal del “imbancable” Luis Suárez. Ahí el júbilo fue total.

Así, Chile obtuvo tres puntos vitales que le permiten cerrar el 2016 en el cuarto puesto, nuevamente instalado en zona de clasificación y con la sensación de que los fantasmas se han ido espantando. Rusia empieza a estar más cerca.

 

Comentarios

comentarios