CERRAR

#OpiniónAlba: “La sensación perdida”

Por Javier Ignacio Rodríguez

Le iba a hacer bien el receso a colo-colo, algo se tenía que sacar en limpio luego de un comienzo tan paupérrimo, se podía trabajar en táctica y asimilar de una vez por todas la idea del cuerpo técnico. Porque siendo sincero,  quizás la única excusa que daba cierto sentido para explicar este momento, es que al equipo le faltaba tiempo de trabajo para entender de verdad la propuesta de Guede.

Sin embargo,  el primer tiempo albo nuevamente fue para llorar a gritos. Posiciones extrañas (Pavez de central, Pajarito solo en la contención) y ese maldita sensación de sentir que el equipo no juega a nada. Fragilidad defensiva en todo su esplendor, y a imaginarnos lo peor, no habíamos aprendido nada y la pausa eliminatoria más que mejorarnos, nos empeoró.

Quizás sea el aire dieciochero que me hace querer ver el vaso medio lleno, porque en la tabla somos penúltimos con 5 puntos, pero algo cambió en los 45 minutos finales. Tal vez fue la vergüenza  deportiva  que les toco el amor propio a los jugadores  o sencillamente llegamos a un punto donde era imposible jugar peor,  pero se vio un equipo distinto en el complemento, con ganas, con pachorra y sobre todo, con actitud.

Algunos dirán que fue un empate nomás, y que seguimos con un rendimiento deplorable. Es verdad,  pero como hincha hace rato que un segundo tiempo no me despertaba tanto entusiasmo. Al fin aparecía el Colo-Colo de antaño,  ese que mete al rival atrás y que hace lo imposible por ganar, los jugadores estaban picados , se notaba en sus caras y si bien en los últimos 15 minutos la pelota simplemente no quiso entrar, el equipo desbordó pasión y eso, se agradece.

A esta altura y con casi la mitad del torneo a cuestas, sería un tanto iluso pensar en dar la vuelta 32, tenemos demasiados equipos por delante y quedan  muy pocas fechas para el final.  Los más extremos ya están pidiendo  la cabeza del cuerpo técnico, pero ¿Es producente a esta altura? Es cierto que solo fue un tiempo, pero  yo me quedo con esa sensación,  con eso que vi y que hace rato no veía. Me gustó gritar de nuevo con todo por el Colo y me gustó agarrarme la cabeza y tirar puteas porque la pelota no entró.

Voy  a citar al propio Guede en el análisis final, “Es de acá para adelante”, dijo y esta vez estoy de acuerdo con sus palabras,  porque quizás el objetivo no se va a lograr, pero claramente podemos mejorar y ayer se demostró.  Un empate sufrido, inmerecido e injusto,  pero que al menos deja esa sensación que ilusiona. El colocolino sabía que estaba ahí, oculta en algún lugar y ayer apareció con todo y cuando menos se esperaba  en el Calvo y Bascuñan de Antofagasta.  Yo al menos me quedo con eso de ayer, con el dulce y simple disfrute de volver a vibrar con el equipo de tus amores.

Comentarios

comentarios

Revisa también

Así respondió Gonzalo Fierro a las palabras de Arturo Vidal

El defensa de Colo Colo se mostró agradecido por el apoyo que le dio el volante …