CERRAR

#OpiniónCaturra: “UruWanderers”

Por Patricio Erlandsen (@pato_erlandsen)

Me tocó palpar en carne propia lo que otros piensan de Wanderers. Fui al Estadio Monumental, sector Océano, y si no era el único hincha caturro, pegué en el palo. En el comienzo del partido, me dediqué a escuchar lo que los hinchas de Colo-Colo pensaban sobre nuestro equipo. “Hoy nos sacamos los balazos”, “tenemos más equipo”, “en el Monumental no nos ganan nunca”, decían los más optimistas. 

Otros, un poco más recatados, pedían respeto por Wanderers, pero no tanto por nuestros pergaminos, sino más bien por el presente de ellos. La verdad, es que todos esos comentarios eran un fiel reflejo de lo que muchos pensaban. Considerando lo que habíamos mostrado con Palestino, y que estábamos nuevamente sin Terans, Pastorini y Charquero, eran pocas las posibilidades que teníamos ante un equipo OBLIGADO a ganar.

Y el comienzo del partido fue tal cual como, personalmente lo pensé. Colo-Colo nos trataba de pasar por encima, y los nuestros, trataban de aguantar con lo que había, igual que contra Palestino. Ahí, aparecieron los baluartes: Gabriel Castellón, Mario López y Mario Parra, tres jugadores en los que se afirma el excelente rendimiento del Decano atrás. Ellos, sumados al gran nivel que están mostrando el “Torta” Opazo y Federico Pérez, nos dan una tranquilidad grande: aunque nos bombardeen, al rival le va a costar mucho anotarnos. De hecho, el gol de ellos nace de una tremenda jugada colectiva. Nada que hacer.

Ese gol desató fantasmas internos en mí. Wanderers no llegaba, solo apelaba al orden defensivo y una garra y pundonor, que no sabía si iba a ser suficiente. Aguantamos hasta el final del primer tiempo así, metiendo con todo.

Pero en el complemento, a ese temple se le agregó voluntad de entender que con un poco más, también se podía hacer daño. Empujados por la solidez defensiva, nuestros laterales empezaron a pasar con más frecuencia, hasta que el “Torta” se mandó esa jugada perfecta para que apareciera Parraguez y venciera a un débil Villar. No lo niego, no me contuve, entremedio de todos los hinchas rivales, grité el gol con fuerza. Más de alguno me miró bien feo, pero qué importaba. 

Después…la suerte, el meter, meter y meter y hasta encontrarse con un tiro libre que hasta nos pudo dar el triunfo. “Estos weones juegan igual que Uruguay”, decía un hincha de Colo-Colo al lado mío. Y claro, como no, este equipo es el brote de Eduardo Espinel a una semilla que plantó Alfredo Arias. Sí, jugamos a la uruguaya y a mí me encanta, ¿Quién sabe si también repetimos los continuos exitos de la “Celeste”? 

Comentarios

comentarios

Revisa también

Oficial: Verdugo de Colo-Colo se quedó sin DT

Antofagasta anunció que el DT Fernando Vergara no será renovado, pese al buen cierre de …