#OpiniónCruzada: “Tenemos cuatro. Queremos más”

Por Pablo Mettroz. (@Pablo_mettroz)

Consumada la victoria de la Católica por el partido de ida de cuartos de final de la Copa Chile, podemos decir que se ha igualado un récord: en 1991 ya habíamos ganado cuatro veces seguidas en un año en partidos oficiales a Universidad de Chile, dos por Copa Chile y dos por el Torneo Nacional. Asimismo, se habían dado cuatro triunfos seguidos Cruzados pero en años distintos, entre fines de 1996 y 1997, con Sebastián Rozental y el Tunga González simplemente intratables.

Ayer, el equipo dio una muestra más de hambre de gloria al vencer por 2-0 a los azules, en un partido que se quedó corto en el marcador para los Cruzados. En un inicio parejo, las intentonas visitantes por el lado de Matías Rodríguez se mezclaron con la paciencia de la UC que esperó el error rival y éste, como ya hemos visto este año, no tardó en llegar. Un penal con amarilla por reclamos, y un foul a destiempo en la entrada del área mandaron a Gonzalo Jara a las duchas a los 33 minutos del primer tiempo. Aún está fresco el recuerdo del manotazo y posterior escupo a Buonanotte, seguido de una barrida larguísima con lesión incluida para el golazo del Enano en el 0-3 de agosto pasado en el Nacional.

Los primeros 20 minutos de la segunda etapa fue lo mejor que mostró la UC. Solidísimos atrás, recuperando la pelota cada vez más cerca del área contraria y generando oportunidades claras arriba. Golazo de Buonanotte, partidazo de César Fuentes cubriendo la espalda de todos sus compañeros, firmes Maripán y Lanaro en la zaga y seguro Costanzo cortando centros por abajo. Insisto, me parece que el marcador no refleja la diferencia que hubo dentro de la cancha.

Pero queda el último pasito en este mini-torneo que jugamos contra la U. Quiero completar la mano, quiero que el equipo bata el récord y se eche los 5 triunfos al bolsillo. Una de las marcas de Mario Salas y el plantel completo ha sido mover la barrera, fijar nuevos objetivos para alcanzarlos y superarlos. Imagino un partido parecido al que vivimos en Concepción por la Supercopa, esperando agazapados hasta que surja la oportunidad de hacer daño arriba y con transiciones rápidas de defensa a ataque.

¡Vamos Cruzados! La llave no está cerrada pero todos haremos fuerza el próximo lunes para alcanzar la siguiente fase. Seguramente el estadio estará lleno pero los nuestros están acostumbrados a jugar con la gente en contra… y silenciarlos.

Comentarios

comentarios

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE