#OpiniónOroyCielo A seguir trabajando

Por Pablo Ibáñez (@pabloibanezh)

Siempre escribir de derrotas es mucho más complicado que de las victorias. Sin embargo, cuando pierdes de esta manera – prácticamente sin llegar al área y sin opciones de gol –  es doblemente doloroso.

La juventud, inexperiencia y la altura eran, a priori, los argumentos que podrían definir el partido, pero finalmente nos encontramos con un equipo que fue a Sausalito a defenderse y “prometió” sacarle provecho, en más de una entrevista en los medios de comunicación, a los más de 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar que tiene el estadio de la Independencia de Tunja.

Dicho y hecho. La promesa lamentablemente se hizo realidad. La escasa ventaja que se obtuvo en Viña no fue suficiente como “cuenta de ahorro” para ir a Colombia. El partido se jugó durante los noventa minutos en el arco de Lobos, transformándolo en varias ocasiones en el salvador de Everton. A punta de voluntad y despliegue físico, los jugadores intentaron hacer su máximo esfuerzo, pero la altura fue más. Se aguantó desde un principio el empate y posteriormente la desventaja que nos permitiría ir a penales.

Llegamos a los lanzamientos desde los 12 pasos ilusionados con esa pisca de suerte que siempre es necesaria en estas instancias. Tres tiros a la malla, uno atajados y otro en el travesaño, fue el destino de los tiros evertonianos con los cuales nos despedimos de la ilusión de seguir avanzando en la Copa Sudamericana.

El objetivo trazado para los últimos 12 meses siempre fue salvarse y alejarse del descenso, pero con el esfuerzo y ganas de nuestro equipo logramos ser finalistas de la Copa Chile, alcanzar la clasificación a la Copa Sudamericana y durante gran parte de este semestre, estar dentro los primeros lugares del Clausura.

Se necesita seguir trabajando bajo la misma senda, con metas al mediano y al largo plazo. En materias pendientes, está la contratación de jugadores que venga hacer un aporte y no de vacaciones, el subir y darles la oportunidad a canteranos y el seguir siendo actores y contendores al título en el campeonato nacional.

Nos vamos con la frente en alto en un año que se dejó todo en la cancha. Hoy los viñamarinos somos más evertonianos que nunca.

Comentarios

comentarios

Revisa también

#OpiniónCaturra: ¡Bienvenido Córdova! ¡Nunca más Pizarro!

Por Patricio Erlandsen (@Pato_Erlandsen) Gracias a la pesíma programación (jueves, 15:30 horas. Increíble) fui uno …