Entrevista En Cancha

Alfonso Parot: “En Argentina dejé compañeros con ganas de venir a la UC”

Tras dos años en Rosario Central jugando a un excelente nivel, Alfonso Parot regresa a “La Franja” asegurando que pasa por uno de los mejores momentos de su carrera. Cuenta todo lo que aprendió en canchas trasandinas, hace un repaso de su carrera y proyecta el final del Campeonato con la UC.

Publicado

en

Las calles de Rosario sentían cierto grado de tristeza cuando los hinchas de Central se enteraron de la partida de uno de los jugadores más queridos de las últimas temporadas. Alfonso Parot. Tras dos años, “Poncho” dejó el elenco trasandino donde fue pilar y ayudó a la consecución del título de la Copa Argentina, entregándole a su cuadro la chance de obtener un título tras 25 años.

Pero el zurdo tenía un deseo íntimo: Quería volver a su “Franja” querida y ayudar al equipo a seguir consiguiendo títulos como el que ganó en 2016. Curiosamente, Parot podría ser parte nuevamente del segundo bicampeonato de la historia, primero en un torneo anual. 

Tenías muchas ganas de volver y lo haces en un muy buen momento deportivo del equipo. ¿Cuáles han sido tus sensaciones de los primeros días de vuelta a casa? 
“En estos momentos es todo alegría y felicidad, me tiene muy contento poder reencontrarme con muchos amigos, con la familia. En lo deportivo también, porque agarro a Católica en un momento muy bueno, donde ha conseguido grandes cosas y sigue peleando por un torneo grande”.

En Católica viviste de todo. Debutaste, saliste a préstamo, fuiste campeón y perdiste títulos dolorosos, pero hoy el Club vive un momento de muchas alegrías que permiten catalogarlo como el más importante de los últimos años en Chile. Hoy, con 29 años y experiencia en el extranjero. ¿Cómo vives el presente institucional? 
“Como tú dices, acá me tocó vivir de todo. Perdí muchas finales en ese período donde hacíamos las cosas bien y perdíamos el título en las últimas instancias, pero también bailé con la bonita siendo campeón. Hoy me pone orgulloso el proyecto y las creencias del club, porque se está cosechando todo lo que se ha venido haciendo”. 

Con dos temporadas afuera, ¿cómo viviste las campañas del Club? 
“En Argentina seguía los partidos lo que más pude, cada vez que no me topaban los horarios, por lo que nunca dejé de estar al tanto de cómo le iba al equipo. Obviamente que me ponía muy orgulloso al ver que nos seguía yendo bien y obteníamos títulos. Ver debutar a juveniles que lo hacían de gran forma, también me ponía feliz”. 

Respirando a la UC en Argentina

¿Cómo veían tus compañeros en Argentina a Universidad Católica?
“La UC es conocida como un equipo grande. Siempre me preguntaban por cómo funciona el club y cómo se vive el fútbol chileno. Obviamente les decía que hay pasión, pero nunca tanto como en Argentina, que es algo que todos saben. Se sorprendían gratamente al saber que acá en la UC los compromisos se cumplen, porque en Argentina cuesta mucho el tema de los pagos”. 

¿Dejaste a alguno de tus amigos de Central con ganas de venirse a Católica?
“Sí, obvio dejé compañeros con ganas de venir. Con el que más hable fue con Zampedri (Fernando), porque Camacho (Walter) después de fue a México. A Zampe le metí el bicho y me dijo que le gustaría venir algún día”. 

Le vas a dar más pega al “Tati” entonces…
“(Ríe). Sí, sí, Le voy a decir”.

Central: Una experiencia para crecer 

Todo lo que viviste en Argentina fue muy bueno porque a los chilenos no les es fácil triunfar allá y en tu caso, lo hiciste. De hecho, los hinchas estaban muy tristes por tu partida. 
“Cuando me vine fue impresionante la cantidad de mensajes que recibí en redes sociales y en la calle se me acercaban para despedirse. Fue algo muy lindo, un momento que llevaré siempre conmigo. Estaré eternamente agradecido tanto de los hinchas de Central como de la gente que rodea al club, que me recibió muy bien. Me metí en la historia del club al ganar la Copa Argentina, siendo el primer equipo del interior en hacerlo, todo esto después de 25 años en que Central no había podido salir campeón, así que estoy muy agradecido de Dios de haber podido llevarme a un lugar tan lindo”. 

¿Qué cosas crees que ganaste en tu paso por Argentina comparándolo con el jugador que se fue en 2017?
“Estoy más ordenado en lo táctico y me siento mucho más fuerte físicamente, pero a la vez, más liviano que cuando me fui. Allá el fútbol es un poco más rápido, así que espero demostrar en mi casa todo lo que aprendí en Argentina”. 

¿Consideras que este regreso a Católica se da en el mejor momento de tu carrera?
“Me siento en un gran momento futbolístico y personal, así que no vengo de vuelta en mi carrera como se suele decir. Vengo a aportar y a seguir subiendo mi nivel para, quizás, uno nunca sabe, volver a salir o mantenerme en el Club a un alto nivel, que es lo que pretendo”.

La competencia y las sensaciones de un plantel líder

En tu puesto hay una linda competencia. Está Juan Cornejo que también llegó este año y más atrás vienen los chicos Vicente Fernández y Yerco Oyanedel. No será fácil ganarse el puesto. 
“Es una buena competencia. A Juan lo vi desde que estaba en Magallanes, porque tenía un amigo que jugaba ahí y siempre fue un gran jugador que sobresalió del resto. Sé que vengo a pelear el puesto con el lateral izquierdo del equipo que está puntero del fútbol chileno con diez puntos de ventaja. No lo tengo fácil y sé que no por ser de casa voy a ser titular, tengo que demostrar día a tras día que puedo ser titular, y ojalá, ganarme un espacio”. 

¿Cómo viste al Plantel en estos primeros días de entrenamiento junto a ellos?
“Los veo muy bien, super convencidos de lo que están haciendo y fin de semana tras fin de semana vienen demostrando que son un equipo que no está relajado. De hecho, el grupo estaba dolido por el empate contra Coquimbo, pegó fuerte, porque haber ganado significaba estirar más la ventaja. Creo que esa reacción habla muy bien de un equipo que sigue competitivo y con sus ideas intactas”. 

¿Qué opinión te ha dejado Gustavo Quinteros?
“Es un entrenador con mucha trayectoria que ha dirigido selecciones y le ha ido muy bien, siempre. A él le gusta mucho mantener al equipo contento. A mí me pidió que entrene y demuestre por qué me eligió a mí para ponérsela difícil, que es lo que voy a tratar de hacer”. 

Conoces a la gran mayoría del Plantel y a muchos de los trabajadores de la UC. ¿Quién fue el primero que viste?
“Al ‘Huaso’ Álvarez, justo me lo encontré y le di un gran abrazo. Después a mis grandes amigos como Magnasco, César Fuentes, Lanaro, el ‘Chapa’. Todos con los que compartí muchos momentos buenos como malos. Como dices, conocía a gran parte del equipo, por lo que se me hizo fácil”. 

El cambio clave en la carrera de Parot

Hace algunos años se hablaba mucho de ti por la vehemencia con que disputabas los balones, muchas veces por las ganas que tenías. Sin embargo, has dicho que eso es algo que tienes muy controlado y así se ha visto. ¿Cómo fuiste manejando ese tema para ser el jugador que hoy eres? 
“Fue un proceso de maduración en el cual hubo un cambio rotundo en todo: la manera de jugar, de llevar el día a día, la alimentación. No solamente fue el tema de mi agresividad, donde se me catalogaba como un tipo mala leche, que nunca fui, porque son muy pocas mis expulsiones versus los partidos que tengo. Nunca fui mala leche, pero sí la energía con la que voy ahora a la pelota es mucho más controlada”. 

¿Hubo algún hecho en particular que provocara este proceso? 
“Sí. Mis ganas de poder triunfar en el fútbol.  Hubo un tiempo en que le daba importancia a otras cosas que no correspondían en su minuto y poco a poco esta actividad te va llevando a hacer cambios. Cuando era más chico sentía que estaba bien con contrato vigente, pero cuando vi que se estaba acabando y no estaba jugando, me di cuenta que podía salir del club que yo quería, que era Universidad Católica. Ahí hice un par de ajustes para obtener las cosas que yo quería”. 

Hubo un momento duro de tu carrera con la lesión que sufriste el 2011 y te tuvo más de un año fuera de las canchas. ¿Qué tan cerca estuviste de dejar la actividad? 
“Yo nunca pensé en dejarla, pero los médicos y toda la gente que me rodeó creía que lo más probable es que tenía que ser así y no poder seguir. Pero me ayudó mucho mi familia, mis amigos y justo en ese período conocí a mi señora, que fueron muy importantes para salir de ese mal rato. Tuve fe y confianza en que me podía recuperar. Gracias a Dios, ahora estoy acá”. 

Volviste a jugar en Iquique tras un año y tres meses. ¿Qué sentiste cuando reemplazante a Rodrigo Valenzuela? 
“Me puso el ‘Profe´ Martín Lasarte faltando unos cinco minutos, creo. Cuando me llamó, corría para todos lados. Estaba muy feliz y agradecido de él, porque me dio la oportunidad después de una larga lesión y luego me puso de titular tras unos meses y me gané el puesto”. 

Está claro que tienes una gran opinión de Martín, pero ¿qué otros entrenadores te han marcado durante tu carrera? 
“Siempre menciono a Martín. También a Mario Salas que sacó mi mejor versión después de haber estado a préstamo en Huachipato, el ‘Patón’ Bauza también me permitió mostrar un gran nivel en Rosario Central cuando obtuvimos la Copa Argentina. En inferiores, el profe Mario Lepe. ‘Chemo’ Del Solar me hizo debutar y me subió al Primer Equipo. No me olvido tampoco de Miguel Ponce, que me dio una oportunidad de ir a Huachipato cuando no estaba jugando en Católica y me entregó confianza”. 

Quedan once fechas para el final del Campeonato. ¿Cómo crees que se va a resolver todo? No es habitual que faltando tanto haya una diferencia tan grande entre el líder y el segundo
“Nosotros tenemos que seguir de la misma forma. La UC lo vivió en carne propia el 2010, pero a la inversa porque estábamos en la otra vereda, detrás de Colo-Colo. Lo dimos vuelta y salimos campeones, por lo que hay que seguir trabajando con las mismas ganas de estirar la distancia y que no exista ningún relajo”.

Facebook

+Vistas

Copyright © Palco Comunicaciones 2010 - 2019 | Desarrollado por Magicweb.cl