Politica de EEUU

Exfuncionarios de George W. Bush quieren dejar el partido Republicano: acusan "culto a Trump"

Según Kristopher Purcell, quien trabajó en la oficina de de comunicación de la Casa Blanca por seis años, es posible que 60 o 70 otroras trabajadores del antiguo mandatario han decidido dejar el partido o están cortando vinculo con él.
lunes, 1 de febrero de 2021 · 14:42

Según información de Reuters, docenas de exfuncionarios de la administración de George W. Bush van a abandonar el Partido Republicano a causa del fracaso del partido de "desheredar "o deshacerse de Donald Trump, después de sus acusaciones falsas de fraude en las elecciones de noviembre pasado y del ataque al Capitolio que  fue perpetrado por sus seguidores. 

Estos funcionarios que sirvieron en cargos altos en la administración de Bush, dijeron que habían esperado que la derrota de Trump desencadenaría en los lideres del partido abandonando al presidente y denunciando sus intentos de alegar fraude. 

Pero a raíz de que la mayoría de los políticos republicanos siguen con Trump, los funcionarios sienten que ya no reconocen al partido al que han servido toda su vida. Algunos han renunciado a la militancia, otros están haciendo tiempo para pensar que decidir, pocos se están registrando como independientes, de acuerdo a una docena de exfuncionarios del expresidente que hablaron con Reuters. 

Jimmy Gurulé quien fuera subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera en la administración de Bush, describió al estado actual del partido como un culto a Trump: "El partido Republicano que yo conocí ya no existe , ahora es un culto a Trump."

Según Kristopher Purcell, quien trabajó en la oficina de de comunicación de la Casa Blanca por seis años, es posible que 60 o 70 ex funcionarios de Bush han decidido dejar el partido o están cortado vínculos con él, toda la información basada en conversaciones que ha tenido recientemente con muchos de ellos." El número crece cada día", finalizó Purcell. 

La deserciones después de una vida del servicio al partido es para muchos una clara muestra de un potencial conflicto en el partido sobre qué hacer con Trump y su legado