Nuevo procedimiento

Carabineros: ¿En qué consiste el nuevo protocolo para el orden público en manifestaciones?

El manual que regirán las policías frente a actos y reuniones públicos en las que se generen desórdenes y delitos, tiene seis etapas en las que se debe garantizar la integridad y derechos de las personas. Gobierno aclaró que ello no implica que no haya una acción firme contra la delincuencia.
sábado, 26 de junio de 2021 · 16:39

El Presidente Sebastián Piñera y el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, se refirieron al nuevo Protocolo para el Mantenimiento y Restablecimiento del Orden Público por el que deberá regirse Carabineros en su proceder durante la realización de manifestaciones públicas en las que eventualmente se requiera su intervención.

Desde La Araucanía, donde realizan una breve visita de trabajo para ver los avances del “Plan Impulso Araucanía”, el gobernante y el secretario de Estado fueron consultados sobre el documento que elaboró la Subsecretaría del Interior para reformular el modo en que la institución policial debe comportarse frente a situaciones como las derivadas del estallido social, donde hubo exceso de violencia de los funcionarios hacia las personas.

El texto que tiene seis etapas a cumplir busca consolidar el avance de la reforma a Carabineros, cautelando el derecho a manifestación, evitar las detenciones masivas, controlar la acción de sus efectivos sobre delitos, y auditorías con cuenta al Ejecutivo.

En ese sentido, Piñera subrayó este último punto del protocolo, en cuanto a “rendir cuentas al Ministerio del Interior de cómo se realizaron los protocolos, cómo se cumplieron las reglas, de forma tal de garantizar la protección y la seguridad de todos los ciudadanos, que es la misión fundamental de las policías, se ha hecho en absoluto apego a las normas, los protocolos y respeto a los derechos de todos”.

Detenciones masivas

A su turno, el ministro Delgado se refirió a las detenciones masivas, enfatizando que lo que busca el nuevo protocolo es poder tener distintos pasos que sean claramente identificados, que las personas que están en la manifestación tengan información con respecto a lo que va a ser el proceder policial y que no estarían cumpliendo con actuación legal al interior de una manifestación y que ésta esté reñida con la ley.

“Una cosa es dar a conocer una idea, levantar una demanda y otra cosa muy distinta es tirar molotov o destruir mobiliario público, destruir la propiedad pública o privada”, enfatizó el titular del Interior.

Subrayó que en este caso hay protocolos específicos y se evita la detención masiva informando y persuadiendo a las personas para que depongan su actitud y después, en la etapa de detención “se establecen protocolos muy claros para poder salvaguardar la integridad de las personas, los derechos humanos”.

Todo ello, dijo, “actuando firmemente cuando corresponda, y en ese caso, este protocolo cumple con todas las etapas y, finalmente, el Ministerio del Interior tiene que acreditar que se cumplieron las etapas de que nadie fue menoscabado en sus derechos, pero no nos vamos a perder un segundo cuando haya que actuar firme contra la delincuencia y contra quienes quieran destruirlo todo”.

¿Cuáles son las etapas del protocolo para el orden público en manifestaciones?

Contención: En caso de actuar ante acciones ilícitas, el personal policial deberá contenerlas en un punto geográfico o línea determinada para evitar su expansión más allá del sector donde estas se producen. Para ello utilizará personal de infantería o vehículos tácticos, dependiendo de las condiciones de seguridad. Además, indica que cuando cuente con unidades especializadas para el control del orden público, serán ellas las que desarrollen esta tarea.

Disuasión: Carabineros utilizará los medios audibles disponibles en la forma “más apropiada para que sea escuchado por todo el público (verificará la dirección del viento, acústica, intervención de ruidos extraños, etc.)”, señala el documento, que sostiene que las instrucciones deberán comunicarse “en tono imperativo utilizando frases claras y cortas” hacia los manifestantes y personas que estén cometiendo ilícito, “manteniendo el trato propio de la autoridad bien posicionada del cargo e identificando las acciones cuyo cese se ordena”.

Despeje: Si las instrucciones no son atendidas y quienes cometieran acciones ilícitas no depusieren su actitud, el protocolo “instruirá el retiro del lugar en que se están produciendo dichas acciones y se informará que se procederá al despeje del lugar mediante personal a pie y el uso de vehículos tácticos, en caso de contar con ellos”. Las instrucciones se comunicarán tres veces por altavoces, pidiendo atención especialmente para niños y mujeres embarazadas. Para la ejecución del despeje, se facilitará una vía para salir del lugar.

Dispersión: Si no hay caso con el “despeje”, la policía uniformada “deberá comunicar, al menos tres veces por altavoces, instrucciones para el cese de las acciones ilícitas” y deberá “proceder en forma gradual con el uso de la fuerza por medio de altavoz, baliza y sirena, evoluciones de aproximación sin uso de agua, con uso de agua y agentes químicos para control de orden público (...). Asimismo, los vehículos lanza agua actuarán en conjunto y coordinados con los vehículos tácticos de reacción, en caso de ser necesario, para lograr el objetivo de la dispersión”.

Detención: Carabineros detendrá a las personas que estén cometiendo actos ilícitos, utilizando técnicas de reducción y el uso de la fuerza descrito en el Manual de Técnicas de Intervención Policial para Carabineros, debiendo identificar a los funcionarios que llevaron a cabo el arresto y poner todos los hechos a disposición del Ministerio Público. “No se deben realizar detenciones masivas e indiscriminadas”, sostiene el protocolo. En caso de no haber detenidos, la Unidad territorial deberá realizar la denuncia al tribunal.

Auditoría: Con posterioridad a las intervenciones ante acciones ilícitas se deberá elaborar un informe respecto a la aplicación del protocolo, “dando cuenta del cumplimiento de las etapas ya referidas previamente. Dicho informe se elaborará en base a un formulario aprobado por el Director Nacional de Orden y Seguridad y el Contralor General de la Institución”. Además, se efectuarán revisiones del cumplimiento del protocolo, las que quedarán a disposición de la “Auditoría Ministerial” para su evaluación.

Te podría interesar: