Francia

Juicio contra Nicolás Zepeda: Estos son los 12 elementos que indicarían que el chileno mató a Narumi Kurosaki, según el abogado general del caso

Asimismo, Etienne Manteaux detalló este lunes que hay otras tres cosas que probarían la premeditación del asesinato contra la joven japonesa.
lunes, 11 de abril de 2022 · 11:51

Este lunes es el penúltimo día del juicio contra Nicolás Zepeda en Francia, chileno acusado del asesinato premeditado de su expareja, la joven japonesa Narumi Kurosaki, quien se encuentra desaparecida desde 2016 a la fecha.

En la audiencia de esta jornada, el abogado general del caso, Etienne Manteaux, detalló los 12 elementos que, según él, prueban que Kurosaki efectivamente está muerta y que Zepeda es el responsable. Asimismo, también apunta a la premeditación del crimen, enumerando otras tres cosas que probarían su tesis.

Cabe recordar que el viernes expertos analizaron el perfil psicológico de Zepeda, sobre quien manifestaron que es "manipulador", "narcisista", con "frialdad emocional" y "falta de empatía", entre otras descripciones.

Los 12 elementos que probarían que Nicolás Zepeda mató a Narumi Kurosaki

Según lo expuesto por el abogado general, los siguientes elementos prueban que la joven está muerta y que su asesino es Zepeda:

1- Nadie ha visto a Narumi Kurosaki desde el 5 de diciembre de 2016, hace 5 años, 4 meses y 6 días.

2- Entre el 5 y el 15 de diciembre, los amigos de Narumi estaban preocupados buscando el más mínimo rastro de la japonesa. Si todavía hubiera estado viva en la habitación, alguien seguramente la habría visto y escuchado, dada esa vigilancia.

3- Narumi Kurosaki no tenía una tendencia suicida.

4- No tenía por qué irse: tenía muchos planes. A partir del 7 de diciembre iba a recibir a su mejor amiga japonesa que iniciaba un viaje por Europa. El día 15, tenía un espectáculo de danza. Además, había reservado entradas para escapadas con Arthur del Piccolo.

Nicolás Zepeda y Narumi Kurosaki. Foto: Redes sociales.

5- La presencia de su único abrigo y su bufanda a mediados de diciembre, hace poco realista su partida. Por no hablar de los más de 500 euros en efectivo y su tarjeta bancaria hallados en su habitación.

6- El retiro de su tarjeta SIM y de su teléfono, el 5 de diciembre, cuando estaba acostumbrada a conversar diligentemente por internet.

7- La joven japonesa de 21 años no tenía una fortuna personal ni una red para conseguir nuevos papeles e inventar una "nueva vida".

8- Las señales de vida que dio desde el 6 de diciembre a través de su cuenta de Facebook no vienen de ella. Los mensajes tienen giros que sus familiares y amigos no reconocieron, sin mencionar la inconsistencia de algunos de estos mensajes.

9- El motivo de su repentina salida de Besanzón para ir supuestamente al consulado de Lyon cuando realmente ella dependía del de Estrasburgo, demuestra que no era ella quien escribía los mensajes. Además, que la compra de su billete Besanzón-Lyon en el Toison d'Or de Dijon es absurda.

10- Se revisaron las listas de pasajeros que viajaron con Zepeda a Barcelona y luego a Chile: Narumi Kurosaki no aparecía en ellas.

11- La elección de los objetos con los que se habría ido: una funda de lona, una sábana, una toalla ya usada y una manta.

12- Los gritos de horror se escucharon el 5 de diciembre a las 3:20 horas de la madrugada en el primer piso del edificio universitario donde residía Narumi. Después de estos gritos, ¿se reportó la desaparición de un residente? Nadie excepto Narumi.

Narumi Kurosaki y Nicolás Zepeda. Créditos: Redes sociales.

En tanto, Etienne Manteaux señala que los tres siguientes elementos demostrarían la premeditación del asesinato de la joven japonesa por parte de Nicolás Zepeda:

1- La compra de un bidón de 5 litros de productos inflamables, tres cajas de cerillas y detergente, que evidentemente suscita interrogantes.

2- El "largo desvío al sur de Dole, 1 de diciembre de 2016", en la noche. "No puede ser casualidad que el 6 de diciembre, inmediatamente después de salir de la residencia universitaria, va a esta zona escasamente poblada por la noche".

Además, el abogado general descarta la hipótesis de que el cuerpo habría "sido enterrado", sino que cree en la inmersión "en el Doubs, aguas arriba de Crissey". Agregando que el barro y matas de hierba en el vehículo arrendado de Zepeda son huellas de que estuvo explorando el lugar.

3- La continua vigilancia de Narumi tan pronto como Zepeda llega a Francia. El abogado general afirma que el chileno podría haber planeado recuperar a su expareja, pero "tenía un plan B: ya que no se imagina a Narumi escapando de él. Si ella no vuelve con él, morirá, porque ella le pertenece. Es impensable imaginarla enamorada y feliz de Arthur del Piccolo", concluye.