Entrevista

Gamadiel García: "El caso de Benjamín Galdames en Unión Española es abuso laboral"

El presidente del Sifup apunta al trato que el cuadro de Independencia le da al joven futbolista nacido en la cantera hispana. Y aclara que en el caso del golero calerano Alexis Martín Arias "no dejaremos de prestar la asesoría legal que le prestamos a todos los futbolistas".
viernes, 23 de abril de 2021 · 10:47

Gamadiel García, presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup), dice que anotó muchos golazos. Muchos. "Pero en el barrio y en los entrenamientos", complementa para luego sonreír. "Hice hartos goles buenos. Por Huachipato anoté un gol olímpico a Antofagasta y uno de 40 metros a la U, jugando en Collao", rememora. Y, casi de inmediato, agrega un dato clave: desde que empezó a jugar profesionalmente, a fines de los años 90, tenía la idea de ser dirigente sindical.

"Siempre pensé en ayudar, en poder aportar desde un punto de vista crítico colaborativo, no de esos que están esperando que alguien caiga para pegarle en la cabeza. Mi idea de ser dirigente es para aportar y se acrecentó cuando no firmé contrato en la U y me bajaron a Cadetes. Me di cuenta de que hay grandes carencias en el fútbol", apunta.

-Es como el caso que hoy vive Benjamín Galdames en Unión Española...

"Sí, él es un jugador de proyección y no sé qué le ofrece Unión, pero el técnico (Jorge Pellicer) señaló que 'de arriba me dijeron que el jugador no puede jugar'. Eso es abuso laboral. No existe otro trabajo en que el empleador te diga no juegas hasta que firmes un nuevo contrato".

-Se repite tu historia...

"Es que, pese a los años que han pasado, seguimos en lo mismo. Pasan los años y caemos en los mismos errores. Los dirigentes tendrían que decir 'hagamos las cosas bien, paguemos finiquitos cuando corresponden, no presionemos por la firma del jugador, que el técnico decida (quien juega) y no nosotros'. Hay infinidad de situaciones que ocurren en Chile que son lamentables. Hay muchachos que no los quiere una institución y después, cuando encuentran club, les cobran los derechos de formación. Hay tanto jugador que queda sin firmar contrato por esa situación. Hay abusos en el fútbol chileno, que hemos hecho presente, y que se deben resolver".

Benjamín Galdames se ha perdido los últimos dos partidos de Unión Espñaola por no renovar su vigente contrato

Hoy el Sifup tiene varios temas más. Como el del arquero de Unión La Calera, Alexis Martín Arias, quien aparece en un caso de suplantación de exámenes PCR. "Es un complejo escenario porque hay que esperar lo que diga la justicia", dice de entrada.

"Este es un tema que tendrá consecuencias, brindaremos apoyo en el tema laboral al futbolista. Si está involucrado tendrá que aclararse con la investigación de la fiscalía. De ahí en adelante habrá instituciones que tomen las determinaciones dentro de lo deportivo. Esto está en la justicia ordinaria, y si hay apelación, lo que desconozco, U. La Calera llegará a las últimas instancias. Después de todo eso buscaremos darle el mayor soporte al futbolista", indica.

-Pero qué pasa si él participó de la suplantación...

"Tenemos un código de ética para este tipo de situaciones. Para no defender lo indefendible. Más allá de lo que pase con el futbolista o su manera de actuar en este caso, no dejaremos de prestar la asesoría legal que le prestamos a todos los futbolistas. Ahora que salgamos a defender y poner el pecho a las balas por algo que a todas luces no se puede defender, no estamos en la obligación, y eso lo saben todos los asociados".

El arquero de Unión La Calera es investigado por la justicia ordinaria

-¿Y qué opina del partido de La Serena con Curicó, cuando los sureños jugaron sin tener suplentes?

"No me parece, para nada. Esas determinaciones escapan a lo que podemos hacer. Se decidió en un Consejo de Presidentes, donde nosotros no estamos. Si me hubieran preguntado, humildemente hubiese dicho que si hay contagio masivo por un problema en el protocolo porque la institución no lo siguió o el técnico se arrancó con los tarros, debiese haber sanciones deportivas. Y no estar arriesgando a los futbolistas. Estamos atentado contra la equidad deportiva, que haya competencia real. Y otro punto es qué pasaba si ganaba Curicó, porque no solo jugaron sin banca sino que también sin juveniles. Si ganaba Curicó, La Serena demandaba y llegamos al mismo punto. Si Curicó no podía presentarse a competir, no debió jugarse y el equipo pierde 3-0, pero no arriesgamos el físico de los jugadores".

-¿Se puede seguir jugando con los niveles de contagio en Chile?

"El fútbol es un bálsamo para la sociedad, para mucha gente que está encerrada el fin de semana y no tiene otro panorama. Hay gente que espera ver los partidos. Ahora, si el fútbol tuviera el mismo nivel de contagios del país, nadie estaría en contra de parar el fútbol. Lo hemos conversado con la asamblea, cuáles son los marcos de acción si hay contagio masivo o si se escapa de los manos de las autoridades del fútbol. Ahí seremos los primeros en decir que no se puede seguir, tal como lo hicimos cuando vimos que la seguridad del futbolista no estaba siendo resguardada como correspondía".

-¿Y deben jugarse las eliminatorias y la Copa América?

"Es un tema complejo, sobre todo considerando los contagios en los países donde se va a jugar (Argentina y Colombia), pero el fútbol tiene este margen sanitario, donde los jugadores llegan a un hotel restringido, en un solo piso, con comidas, con protocolo extremo, los aviones serán chárter y no tendrán mucho contacto con la gente. Me extrañaría que el torneo fuera con público porque ahí estaríamos arriesgando".

García jugó fútbol profesionalmente desde 1997 a 2017, en clubes nacionales, venezolanos, uno mexicano y otro griego. Y vio la llegada de las sociedades anónimas deportivas al país. "Hay algunas instituciones que han hecho las cosas bastante bien, eso se ve cuando visitas los planteles. Hay buenos camarines, canchas impecables para entrenar, gimnasios de primera línea. Pero hay otras instituciones que no tienen recinto para entrenar y son nómades consiguiendo canchas".

"Lo bueno es que el no pagar al día ni pagar las imposiciones se ha acabado. Algo que en los 80, 90 y comienzos de los 2000 fueron conflicto de paralización. Hoy esos temas no son recurrente, tenemos reglas claras y el que no cumple tiene penalización, que puede ir hasta la desafiliación", indica.

-Pero la infraestructura no avanza en algunos clubes

"Hay instituciones que siguen en lo mismo. Están muy preocupados de repartir el dinero entre los accionistas, pero poco preocupados por entregar un real soporte al futbolista o al trabajador de esa empresa. Se nota que no hay avance pese a la cantidad de dinero recibido. Es como lo que reclamaban los jugadores de la selección: 'qué pasa con el dinero que se ganó, el de la Copa América, por qué no se ve en la infraestructura de la selección, seguimos con (el complejo) Pinto Durán'. Ahí es donde no tenemos un marco de acción parejo en distintas instituciones".

-¿Habría que fijar porcentajes de gasto para infraestructura o series menores?

"Es como debería ser. Muchas instituciones ocupan el 80% en remuneraciones de plantilla. Cómo queremos crecimiento de la institución, dejarle algo al hincha, al club, si gastamos todo el dinero en los sueldos de los trabajadores de la institución. Hay algo que no cuadra y debe estar regulado".

-En ese sentido, ¿Qué opina del número de extranjeros que se permite en los clubes?

"Me parece un porcentaje aún alto considerando los recursos de nuestro torneo. Los equipos alegan que tienen números rojos, pero quieren tener más posibilidad de contratar extranjeros, que son más caros y tendrán más costo, en vez de preocuparse de que ese dinero vaya a cadetes, donde formen buenos jugadores y que luego puedan significar ingreso de recursos para el club".

-A propósito de eso, las series menores se han visto muy afectadas por la pandemia

"Sobre todo los mayores, los jugadores de 17 o 18 años... Ellos no tienen la formación que corresponde. El futbolista se forma a través de la competencia. Antes las instituciones viajaban a jugar a Francia, Holanda, y así te ibas midiendo en fuerza, velocidad, técnica, táctica. Ahora estos jóvenes están en casa casi dos años, de qué formación podemos hablar. Sin competencia no habrá crecimiento. Los jóvenes pueden leer, ser un teórico del fútbol, pero para mí, el fútbol es del día a día, del entrenar, competir, medir fuerzas. Además, para los equipos es muy caro que compitan los cadetes. No se ha buscado la manera para que puedan competir y desarrollarse en una etapa fundamental de la formación".

-¿Y qué pasará con estos muchachos?

"Muchos de estos jóvenes, afortunadamente, siguen con sus estudios. Pero el que llegó a cierta edad mantiene el sueño es ser futbolista profesional. Las ganas serán mayores, pero después de dos años es difícil retomar la actividad".

-Ni hablar de las selecciones menores...

"Es lo mismo. Los jugadores de la selección mayor me comentan que 'dicen que somos viejos, pero no vemos una camada nueva que nos compita'. Sin competencia local es difícil que aparezca otra camada que reemplace a los consagrados".

-Entonces deben volver los torneos de cadetes...

"Lo que sea beneficioso para la salud del país tiene que desarrollarse. El problema es que acá topamos con lo económico. El ideal es que compita la Sub 20, con bus especial, con PCR todas las semanas, en un hotel que no comparte habitación, pero las instituciones dirán que no tiene recursos porque los gastan en el plantel".

Los goles con que Palestino perdió ante Libertad de Paraguay por Copa Sudamericana: