Colo Colo

Histórico PF de Mario Salas: “Lo de Colo Colo pasó por un tema de convicción y adherencia al mensaje”

Osvaldo Alegría, colaborador del extécnico albo hizo un análisis de lo pasado en el “Cacique”. Admite una involución del cuerpo técnico desde el punto de vista de los resultados, pero a la vez, asegura que cada uno de los integrantes es mejor que antes y se abre para volver a dirigir en Chile.
miércoles, 18 de agosto de 2021 · 07:00

Osvaldo Alegría es el más antiguo colaborador del cuerpo técnico de Mario Salas. El profesor de educación física acompaña al “Comandante” desde el 2011, cuando tomaron el mando de AC Barnechea, cuadro al que lograron llevar a la Primera B y con el que pelearon dos veces el ascenso a la máxima categoría.

Luego, han estado juntos en la Selección Sub 20, Huachipato, Universidad Católica, Sporting Cristal, Colo Colo, Alianza Lima y Wadi Degla de Egipto, la última y exótica aventura que enfrentaron. Tal como sucedió con su paso por el “Cacique” y los “Íntimos”, ese paso no terminó de buena manera.

Salas, considerado en algún momento como el entrenador de mayor proyección en el país, e incluso, candidato a dirigir “La Roja”, no ha podido revalidar los éxitos conseguidos con la UC y Sporting Cristal. Y aunque se podría pensar en que este factor ha afectado el trabajo, el cuerpo técnico se encuentra fuerte y a la espera de tomar un nuevo desafío.

En conversación con En Cancha, Osvaldo Alegría cuenta detalles de lo ocurrido en Colo Colo y lo que viene para uno de los equipos de trabajo que sigue estando entre los más cotizados en Chile.

¿Cuál es el análisis que hacen como cuerpo técnico luego de no haber podido terminar bien los últimos tres procesos en Colo Colo, Alianza Lima y Wadi Degla? ¿Sienten que hay una involución después de los logros en Universidad Católica?

“Nosotros cada vez que terminamos un proceso, ya sea exitoso o no tanto, hacemos un análisis de lo que pasó y claro, en cuanto a los resultados y no haber podido terminar los procesos sí ha habido una involución, pero profesionalmente, todos los que pertenecemos al grupo de trabajo de Mario Salas, somos mucho mejores que cuando fuimos bicampeones en Universidad Católica, porque todos nos hemos ido capacitando. No es que nosotros vivamos solamente de las copas y de poner resultados a nuestro currículum, vivimos de nuestra capacidad y cómo vamos mejorando día a día en nuestras áreas. Si me preguntas a mí, soy mejor que hace cuatro años, no solo por la experiencia vivida, sino por la capacitación e inversión que hemos hecho. Entonces, esta involución desde el punto de vista de los resultados, tiene que ver con distintos factores y los lugares donde hemos estado, donde hay algunas cosas en común y otras no”.

El sueño de Colo Colo que no terminó de buena manera

¿Cómo se explica lo de Colo Colo, donde Mario Salas siempre soñó con estar, pero terminó saliendo mal?

“Yo siento que lo de Colo Colo pasó por un tema de convicción y adherencia al mensaje”.

¿Los jugadores fueron quienes no captaron la idea?

“Yo creo que los jugadores son inteligentes. Siento que no hubo adherencia y cuando eso pasa, las cosas no se hacen con convicción, es así de simple y así lo siento yo”.

Además de todo, les tocó estar en medio de una pugna importante entre los dos bloques que controlan al club. ¿Siente que en lo directivo tampoco hubo convicción?

“Son factores que influyen, hay jugadores que adhieren a un bloque y otros, al restante. Tiene que ver mucho con los resultados, estos momentos álgidos afectan en la toma de decisión, en el conocimiento que nosotros como cuerpo técnico logramos tener con una administración, y después, llegan otros. Me imagino que las cosas están mucho más calmadas, Colo Colo se ve muy sólido, no se ven problemas y los resultados se están dando porque creo que hay un norte en común, que es algo que nosotros no pudimos vivir en la institución”.

¿Hubo conflicto entre los jugadores o que se revelaran contra ustedes?

“Jamás. Mario es una persona que infunde mucho respeto, entonces si es que pasó algo, nosotros no lo vimos. Mario es muy frontal y cuando alguien quiere hablar con él, la puerta está súper abierta. A fin de año, en todos los clubes donde hemos estado, cuando hay jugadores que terminan contrato o no serán considerados, lo primero que hace es hablar con ellos. En Colo Colo después se hablaron muchas cosas, de las que no me voy a referir, pero cada uno siempre tuvo la opción de decir las cosas a la cara". 

Perú y Egipto, dos estaciones que no fructificaron

¿Y en Alianza Lima?

“Ahí llegamos a un club con expectativas muy grandes y con un plantel armado, solo llevamos al ‘Pato’ Rubio. Creemos que el tema de la estructuración del plantel no estuvo acorde a los objetivos planteados. Pasadas varias fechas, la dirigencia y nosotros nos dimos cuenta que el equipo no estaba para salir campeón. Después, pasó que los resultados te chocan en la cara y se nos juntó todo, además con la pandemia”.

¿Por dónde pasó lo del Wadi Degla en Egipto?

“Más que todo con que fue una apuesta de ir a un país poco común. Había poco conocimiento de la competencia y del plantel y cuando uno apuesta, pasan estas cosas. En resumen, son tres instituciones distintas y nuestras salidas se dan diferentes razones”.

¿Qué viene ahora? Ya han dirigido a dos de los tres grandes en Chile y Perú. ¿Están dispuestos a trabajar en un club de menor resonancia o más bien piensan en el exterior?

“Personalmente, me gustaría dirigir en el extranjero, es para lo que me he estado preparando. Sigo mejorando mi inglés y esa es una de mis expectativas personales y familiares. Ahora, estoy seguro que Mario no se cierra a ninguna posibilidad y si hay algo que hemos pregonado desde el principio es que cualquier trabajo en algún club donde tengamos las condiciones mínimas para trabajar, va a ser bienvenido. La idea es que sea un proyecto institucional con el cual concordemos, porque eso es lo principal. Creo que cuando nos ha ido mal es cuando no hemos concordado en eso”.

Abiertos al futuro y con la UC en el recuerdo

¿Y hay algún club que no sea de los grandes que les pueda ofrecer esas garantías?

“Yo creo que en Chile hay clubes muy serios, tanto en Primera como en Primera B, que están tratando de hacer las cosas bien, obviamente que en ese camino de querer hacer las cosas bien, hay tropiezos, los clubes están manejados por personas, que, a veces se equivocan, como todos. Hay muchos factores. Hace mucho tiempo que se viene diciendo que el fútbol chileno no es bueno, pero hay que analizarlo más profundamente”.

Tres títulos consiguió Alegría junto a Mario Salas en la UC

¿Existe alguno que te seduzca o al que te gustaría dirigir en Chile?

“Estamos en una etapa de la vida donde la pasión la vivimos cuando trabajamos. Yo hace tiempo que dejé de seguir a un club, soy hincha del fútbol, por lo que no podría decirte un club. Obviamente, desde el pasado, guardo muy lindos recuerdos de Barnechea, Huachipato, la Católica, porque vivimos cosas muy lindas. En Barnechea nuestro objetivo era no descender y tuvimos un año espectacular, donde formamos lazos con jugadores con los que ahora soy amigo. Allí pelamos dos veces el ascenso. A Huachipato, llegamos como último y logramos mantener al equipo en Primera, jugamos Copa Sudamericana y la final de Copa Chile. En la UC fueron tres años hermosos, trabajando con todas las convicciones y con un grupo de trabajo espectacular que hasta hoy se mantiene. Son tres lindos clubes, donde en algún momento, capaz que volvamos”.

¿En Universidad Católica es donde más feliz han sido como cuerpo técnico?

“Probablemente, peor más que todo, por lo emotivo que fue todo ahí. Nosotros llegamos el 2015 y el equipo no salía campeón hace varios años. Hicimos un buen primer campeonato, pero a la vista de los hinchas, fue lo mismo de antes, que era llegar hasta el final y no lograr el título. Al campeonato siguiente, ganamos en el último partido, fue espectacular. Fue muy emotivo cómo se vivió ese partido en el estadio, creo que el hincha recuerda con mucho cariño ese título, ya que se sintieron parte. En ese partido con Audax, la buena vibra ayudó a ganar, porque no jugamos muy bien. Hubo mucho estés y pasión, se jugó con más ganas que otra cosa. Si las cosas se dieron, fue porque la gente tuvo una dinámica de alentar y tirar para arriba, que el equipo sintió. Guardo hermosos recuerdos de Católica”.