Entrevista

Corporación Everton dispara contra Grupo Pachuca: "Al hincha se le ha tratado mal, les hacían sacar las zapatillas para entrar al estadio"

Los ánimos en el cuadro viñamarino no son los mejores y los hinchas están muy molestos con la gestión de la Sociedad Anónima y el Grupo Pachuca, que son los dueños del cuadro "Ruletero", incluso, aseguran que las copas que ha obtenido el club estaban en el "suelo y con polvo".
martes, 5 de julio de 2022 · 07:27

En Everton de Viña del Mar no se vive el mejor presente en cuanto a la relación de los hinchas con la Sociedad Anónima y el Grupo Pachuca, dueños del cuadro "Ruletero". Por esa razón, los conflictos abundan y la Corporación del club salió al paso y lanzó duros dardos contra la actual dirigencia.

En conversación con En Cancha, Miguel Arellano, secretario de la Corporación, analizó las gestiones del conglomerado mexicano en las últimas temporadas, donde comentó que el fanático viñamarino se ha alejado del equipo a raíz de los malos tratos que han recibido.

Además, el también coleccionista de camisetas se refirió a las declaraciones del presidente del club, Pedro Cedillo, que aseguraba que estaban cerca de convertirse en el cuarto grande del fútbol chileno; sin embargo, el miembro de la Corporación cree que el mandamás "se pisó la cola".

Por último, Arellano sostuvo que el elenco de Viña del Mar se está convirtiendo en especie de filial del Grupo Pachuca, que es dueño del club del mismo nombre y León. De hecho, Lucas Di Yorio partió a este último elenco, tras sus buenas actuaciones con la camiseta de Everton.

Lucas Di Yorio partió el fútbol mexicano.

¿Qué les ha parecido en la Corporación la gestión del Grupo Pachuca y la S.A.?

Nosotros como Corporación no estamos en contra del Grupo Pachuca, la Sociedad Anónima y el sistema. Las sociedades anónimas nos han despojado de todo. Acá, en Viña del Mar, teníamos una linda sede que compraron los socios, teníamos un gimnasio y un terreno que nos cedió la Municipalidad en un comodato. Esto desapareció cuando la Sociedad Anónima tomó el control del club y absorbió todo. Ahora solo tenemos una acción de oro, por ser los creadores del club. Antonio Bloise vendió casi el 100% del club al Grupo Pachuca, entonces son amos y señores del club. En otros equipos no es así, porque solo tienen una parte, aquí no tenemos esa posibilidad de que el club vuelva a los hinchas.

¿Este problema con el comodato del estadio refleja lo que ha sido el Grupo Pachuca en Everton?

En la administración anterior, en el mandato de Virginia Reginato, se manejaba entre cuatro paredes y a conveniencia de Everton. La Sociedad Anónima ha hecho usufructo de un estadio, porque no pagaban nada y cobraban lo que querían. Usaban el estadio, pero no se responsabilizan de nada, solo cobraban. Ahora, con la nueva administración, se les hizo una serie de peticiones, donde estaba la labor social. Con respecto a eso, Everton ha cumplido algunas cosas, pero desde la alcaldía hicieron una mesa con una serie de agrupaciones relacionadas al club, entre ellos, estábamos nosotros. Sin embargo, a esta reunión llegaron tres instituciones. Pensando en el bien común de los evertonianos, al club se le pidió una mesa mensual para ir haciendo mejoras en la “experiencia estadio”. Al hincha del Everton se le ha tratado bastante mal desde el Grupo Pachuca, a la gente les hacían que se sacaran las zapatillas para entrar al estadio. También, en el partido con la UC en donde salieron campeones, Everton les vendió todo el estadio y la gente que era abonada de Andes fue expuesta por el solo hecho de tener una camiseta diferente, porque les pudieron haber pegado un combo o tirar un escupo. Los ex jugadores que tienen asientos vitalicios los perdieron porque se los vendieron, y los que llegaron los mandaron a Andes con la gente de Católica. Nosotros no queremos pelear con nadie, pero sí queremos que se respete al hincha y a la historia. En el fútbol femenino las chicas tienen buenas condiciones, como la indumentaria y el cuerpo técnico y médico. No obstante, actualmente las chicas tienen una demanda, se judicializa todo. Aquí el fútbol femenino es amateur, eso es una falta de respeto tremenda para las mujeres que defienden los colores de Everton. Al club no le importan las personas, solo el dinero. Si el Grupo Pachuca hubiera llegado a Viña diciendo que querían ganar plata como sea, habrían tenido un discurso claro e irrefutable. Sin embargo, llegaron con unos pilares comerciales y educativos. En México tienen universidades y el museo de fútbol más grande del mundo, incluso, más que el Real Madrid. Everton tenía las copas en el suelo y con polvo, aunque ahora están encima de una mesa de Coca Cola con una impresora. A raíz de esto, un grupo de hinchas inició una campaña en redes sociales para comprar una repisa para las copas. A uno como evertoniano le duele.

¿Qué pasa con el famoso Código 102?

El famoso código 102 se ha usado a diestra y siniestra, además, es el club que más lo ha utilizado y se ha ido en contra de la gente por pensar diferente. La Sociedad Anónima castigó a algunas personas por hacer comentarios en Facebook, pero nadie ha invitado a atacar o apuñalar a alguien. El evertoniano está aburrido de este gallito, donde se mete la SA con su dinero y sienten que tienen la potestad de hacer lo que quieren. La semana pasada tuvimos una reunión en donde iban a hacer una propuesta y no llegaron, es decir, son irreverentes con sus trabajadores y trabajadoras, con sus hinchas y autoridades. Por cualquier lado, ellos viven su vida y hacen lo que les plazca. Queremos que se levanten los castigos, porque todo está judicializado con cosas que no pudieron comprobar. A pesar de no tener la evidencia, Everton dijo que no podían hacer nada y que los castigos deberían seguir de la misma manera. Con todo este tipo de acciones, Everton ha criminalizado a todos los hinchas, por eso contra Magallanes no jugamos con público, porque ellos tienen la visión de que toda la gente del Everton es violenta, lo que no es correcto.

En mayo pasado el presidente Pedro Cedillo aseguró que Everton estaba cerca de ser el cuarto grande de Chile, ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

Yo tengo una visión personal, no de la Corporación, y creo que nuestro presidente se pisó la cola porque cuando llegó dijo que seríamos el cuarto grande, y eso se cumple en 2023. Para ser un cuarto grande, tienes que preocuparte de las personas, y el Everton se preocupa solamente de la plata porque no tendría los conflictos que tiene actualmente. Además, nada se puede conversar para llegar a un acuerdo, todo se judicializa. Con esto, no se puede avanzar en temas valóricos. Da una pena tremenda ver cuando Pedro Cedillo dice que el centro de entrenamiento no lo ocupa el puro primer equipo, sino que lo usan 300 niños diariamente, pero esos son sus niños y son su responsabilidad. No hay una labor social, tienen un concepto erróneo. Everton no va a ser el cuarto grande, quizás sí en ganancias y en todo el dinero que manda para México. Para ser el cuarto grande tienes que aumentar la cantidad de hinchas que van al estadio, pero lo que ha pasado con Everton es que ha ido alejando a la gente. Sin ánimo de ofender, pero al Everton lo están convirtiendo en un equipo de colonia que lleva 300 personas al estadio. Everton no tiene una buena relación con su comunidad, lo que queda demostrado en que dejaron esperando al consejo y comisión municipal porque no llegaron. Da pena ver este tipo de cosas, porque a pesar de todas las dificultades, igual hay gente que va al estadio y espera que esto cambie. La Corporación Deportiva Everton estuvo secuestrada durante muchos años, justamente cuando se perdió todo. Hoy, estamos renaciendo y creemos fielmente que tiene que representar a la gente, que sigue siendo evertoniana. El Grupo Pachuca compró un equipo de fútbol, no el cariño de la gente. La pega de la Corporación es recuperar ese cariño que se está perdiendo con las diferentes ramas deportivas. Ellos ven a todo el mundo para abajo y les da lo mismo el hincha que vibra con el Everton.

¿Cuál es la principal causa de la baja de público que se ha presentado en los últimos partidos?

No hay ninguna campaña, lo descartó tajantemente. Pero no hay una buena campaña para abonados, por ejemplo, no hay un Excel que valorice el abono por partido. Hay cero preocupación, porque no les interesamos. Entre más gente va, más tienen que pagar por guardias y rejas. El negocio no es la gente. En algún momento se hicieron campañas, pero por allá en 2008. Me encantaría tener 20 mil personas y que no hubiera visitantes porque tenemos vendido el estadio, como en Europa. Lo que más ha alejado a la gente, son los precios y los tratos indignos que hay en las revisiones. La gente que se va no vuelve. Cuando viene Colo Colo, la U y la UC, entran lienzos, banderas y petardos; pero esas personas que van con sus hijos les quitan el jugo, mientras al frente tienen de todo. Eso aburre a la gente. No hay seducción para que vaya el hincha, se han burlado de ellos. Una vez, una señora que siempre iba al estadio, la señora Marta, le sacaron la gomita del bastón y se la dejaron toda chueca después. Tuvo que pedir ayuda para que la colocaran bien. Obviamente, no la viste más porque una señora de 80 y tantos años no está para eso.

Constantemente, se ven en redes sociales las burlas de otros hinchas que aseguran que Everton es una filial de los mexicanos, sobre todo después de la partida de Lucas Di Yorio, ¿Es parte del folclore del fútbol o se está haciendo una realidad?

Es la realidad. Desde el año 2008 que no teníamos un goleador en quien confiar como (Ezequiel) Miralles, y la única vez que tuvimos para ilusionarnos, lo primero que hicieron fue matarnos esa ilusión porque era un jugador (Lucas Di Yorio) que pintaba para bueno. Las burlas dan lo mismo, son parte del folclore.

VIDEO | Emotivo registro: Palmeiras recordó los mejores momentos de Jorge Valdivia tras el anuncio de su retiro