Entrevista

Tras un año sin dirigir, Giovagnoli se ilusiona con volver al fútbol chileno: "Si es en un grande, mejor"

Un año ha pasado desde que el rosarino salió de O'Higgins y desde entonces no ha vuelto a dirigir. En este periodo se sometió a una cirugía, de la cual hace poco recibió el alta médica y ya está listo para volver a entrenar. Reconoce que tuvo contactos con la U.
viernes, 5 de agosto de 2022 · 07:10

Dalcio Giovagnoli es uno de los buenos entrenadores argentinos que han pasado por el fútbol chileno e incluso logró algo casi imposible, al coronarse campeón de Primera División con Cobresal en el Torneo de Clausura 2015. A eso se suma una semifinal con Rangers de Talca en 2012, la clasificación a Copa Sudamericana con Deportes Temuco en 2017 y el rescate a O'Higgins ante un posible descenso en 2020.

A inicios de agosto, en 2021, el rosarino salió del "Capo de Provincia" y regresó a Argentina. Desde entonces ha pasado un año y Giovagnoli no ha vuelto a dirigir, pero de todas formas aprovechó este periodo para solucionar un problema de salud.

"Estoy en Rosario, me hice un implante de cadera, cirugía de la que hace unos dos meses tengo el alta y estamos en la búsqueda de trabajo", contó Giovagnoli en entrevista con En Cancha.

De todas formas, en este tiempo ha recibido propuestas, pero ninguna se ha concretado: "Tuvimos algunas posibilidades ahí en su momento, acá en Argentina en la B Nacional, en Patronato de Paraná. También en otras ligas de Sudamérica... en Perú algunas opciones, Paraguay también, Uruguay, etc. No se dieron por una cuestión competitiva, por otros técnicos, otras nosotros la rechazamos por cuestiones deportivas o económicas. Estamos evaluando un poco las opciones acá en nuestra ciudad".

Dalcio Giovagnoli en su etapa en O'Higgins de Rancagua.

¿Le gustaría volver a dirigir en el fútbol chileno?

Evidentemente, a uno a nivel de cuerpo técnico, el hecho de volver a dirigir en Chile siempre nos gusta. Sabemos perfectamente que mas allá que conocemos la liga, nos sentimos muy cómodos, no solamente en cuanto al aspecto competitivo. Sabemos que es una de las ligas más competitivas del fútbol sudamericano, también en el aspecto organizativo. En otras ligas y otras instancias nos ha tocado vivir que por ahí hacer de nexo entre cuerpo técnico, plantel y dirigentes y eso produce un desgaste, un déficit en cuanto a todo lo que es rendimiento. Hasta el momento en Chile eso no existió.

¿Considera que el fútbol chileno ha bajado su competitividad?

Creo que no ha bajado la competencia interna. Si uno analiza la tabla del campeonato, ve a Ñublense, a Curicó peleando arriba, Palestino lo mismo, entonces eso evidentemente se ha generado un balance en el aspecto de competitividad. Creo que en eso no ha disminuido, al contrario, se ha equiparado bastante. Sí, tal vez, hay una deuda pendiente con lo que son las competencias externas. Cuando nos tocó jugar torneos internacionales, sea Copa Sudamericana o Copa Libertadores, a nosotros en ese momento nos faltó un sustento emocional, no creo que haya sido por una cuestión cognitiva. Pero hay que prepararse distinto para poder llegar a equiparar esos umbrales. Hay que estar hasta en el mínimo detalle para no frustrarse, no cometer errores sobre el desarrollo del juego mismo que pueden llegar a determinar un resultado.

¿Cuáles son sus mejores recuerdos dirigiendo en Chile?

Nosotros siempre, desde la primera vez que llegamos hasta la última vez que nos vinimos, el mejor recuerdo es la gratitud que tiene la gente con nosotros. Creo que fue mutuo, porque es un país que personalmente me asienta bien, me siento como en mi casa y eso evidentemente es a través del vínculo, de la relación que se ha generado en todos estos años, no solo a nivel deportivo, sino que a nivel personal, social. Hubo siempre un vínculo muy cercano con toda la gente en los distintos clubes que hemos pasado y lo fortalece a uno espiritual y profesionalmente.

Dalcio Giovagnoli en Rangers de Talca, primer equipo chileno al que dirigió en 2012.

El crecimiento de Dalcio Giovagnoli en Chile y la opción de la U

Si me tuviera que resumir en una palabra su mejor sensación mientras dirigió a Rangers, Cobresal, Deportes Temuco, Curicó Unido y O’Higgins, qué me diría?

Creo que lo primero que puedo vislumbrar a la carrera nuestra es el desarrollo que hemos tenido, el crecimiento que hemos tenido a nivel profesión.

¿Ha tenido acercamientos últimamente con algún equipo chileno? Tiempo atrás su nombre sonó en la U.

Hay veces que los sondeos son más que nada averiguaciones de cómo esta la situación de uno y otras veces que sale el nombre sin que uno esté al tanto de la situación. Con respecto a la U, hubo posibilidades en algún momento, pero yo creo que no pudimos cruzarnos en el momento justo, porque por ahí en un momento estaba trabajando y en otro momento porque la dirigencia tenía otras opciones. No se ha dado por circunstancias lógicas dentro de la dinámica que tiene hoy por hoy el fútbol.

El deseo por dirigir a un equipo grande

¿Qué equipo le gustaría dirigir en Chile o hay alguno que esté entre sus objetivos?

Uno siempre respeta y anhela dirigir a un equipo grande, creo que no está hoy por hoy el fútbol chileno polarizado, esta todo más unificado y nos gustaría seguir dirigiendo clubes con proyectos y si es un proyecto con un club grande, mucho mejor. Ese es un poco el anhelo de nuestro cuerpo técnico.

Dalcio Giovagnoli en la consagración de Cobresal en 2015.

¿Cual fue el jugador que más le llamó la atención en Chile?

Si tuviera que elegir un jugador chileno, me inclinaría por alguien que lamentablemente no me tocó dirigir y no lo conozco personalmente tampoco, pero siempre me llamó poderosamente la atención Arturo Vidal. Más allá de la funcionalidad que tiene, creo que en los puestos que le ha tocado jugar siempre ha tenido un desempeño acorde a las necesidades y que es un jugador que tiene dos características fundamentales. Me llama sorprendentemente la atención lo táctico que es y lo impredecible que es para el juego, a través de su talento.

¿Tiene alguna deuda pendiente en su carrera?

Siempre evalúo sobre mi carrera mi etapa como futbolista y como director técnico. Me quedo pensando en la evolución que ha tenido hoy el futbolista en todo aspecto, de una cuestión física, de una cuestión técnica, de una cuestión cognitiva y obviamente hasta emocional, y me hubiese gustado estar en estos tiempo, porque por ahí todos esos ajustes me habrían venido bien para tener un mejor desarrollo o potenciar una mediocre carrera como futbolista. Con todas las alternativas que tienen hoy los jugadores, podría haber hecho otra performance. Como entrenador todavía uno está en pleno desarrollo, en pleno crecimiento, más de la experiencia que pueda llegar a tener. A mí me gustaría encajar en proyectos que estén acordes a lo que uno pretende.

VIDEO | El hilarante consejo de vida de Jaime García: "Vayan a jugar, dejen de andar chupando en la noche"