El "factor Montillo-Aránguiz" que condenó a Caputto en la U

El técnico no logró encontrar las fórmulas para reemplazar a sus dos jugadores más desequilibrantes.
sábado, 31 de octubre de 2020 · 10:02
Hernán Caputto ya no va más como técnico de la U. Pese a que logró enmendar el rumbo de un equipo que el año pasado estaba viendo con precaución al "fantasma del descenso" y que esta temporada había conseguido buenos resultados antes de la pandemia, lo cierto es que los resultados y el rendimiento del equipo post-receso lo terminaron condenando. De hecho, con cuatro derrotas, un empate y apenas un triunfo, el 22% de rendimiento de los universitarios en los últimos seis partidos es el mismo que el del colista Deportes La Serena. Uno de los factores que el ya ex DT azul siempre expuso en la interna como defensa de su gestión fue lo corto del plantel, un elemento que en la dirigencia asumían y que se magnificó en las semanas recientes ante la ausencia de los dos jugadores más importantes del plantel, Walter Montillo y Pablo Aránguiz. El argentino sólo se ausentó en el último partido, la derrota ante la U de Conce del jueves, y como era de esperarse el equipo careció de ideas. Mientras, el formado en Unión Española jugó por última vez justamente ante los hispanos hace un mes, y su grave lesión lo mantendrá fuera de las canchas hasta el próximo año. Lo llamativo es que con ambos en cancha, la U estuvo invicto este año: 9 partidos jugados, con 5 triunfos y 4 igualdades. Un rendimiento del 70% que tendrían a los azules peleando directamente por el título. Contra los del Campanil fue la única vez que ninguno de los dos estuvo disponible, pero tal vez lo más curioso es que cuando jugaba Montillo sin Aránguiz, los resultados fueron paupérrimos: 7 partidos, con 3 victorias, 1 empate y 3 derrotas. Una eficacia del 48% que demuestra a las claras lo relevante que Aránguiz resultaba en el funcionamiento azul, y que ninguno de sus reemplazos logró soslayar. Tampoco Caputto, quien intentó varios nombres e incluso cambios de esquema para suplir el vacío, pero sin resultados favorables. Esa será una de las grandes misiones del nuevo técnico, y también una de las metas de la dirigencia, que en paralelo sigue tratando de reforzar al equipo.