Conéctate con nosotros

Columna

#OpiniónAzul: La jerarquía marca diferencias

Publicado

en

Por: Isidora Centeno Ortiz (@isicenteno)

David Pizarro y Johnny Herrera se robaron la película este domingo en el clásico universitario. La U llegaba a esta fecha obligada a ganar si quería mantenerse en la pelea por el bicampeonato, mientras que Universidad Católica necesitaba un triunfo netamente por un tema anímico.

Vivimos el clásico universitario número 185, donde las expectativas eran un tanto confusas. No sabíamos si esperar un gran partido por lo importante que era este encuentro, o uno más o menos debido al nivel de juego que habían mostrado ambas escuadras durante el torneo.  Al final fue algo más cercano a esto último.

La Universidad de Chile salió a la cancha sin algunos de sus principales jugadores, pero con la gran sorpresa de que el “Fantasista” entraba de titular. Demos gracias por eso. Porque si bien yo soy una fiel creyente que David Pizarro aporta mucho más entrando en el segundo tiempo para ordenar el partido, en esta ocasión, el triunfo pasó netamente por él y su presencia en la cancha en ese momento preciso del gol.

Mientras el equipo de Mario Salas llegaba constantemente al arco azul, los dirigidos por Guillermo Hoyos andaban un poco perdidos. Pero como dicen por ahí, el fútbol se gana con goles, y así la U logró el objetivo. En una gran jugada colectiva en la que Fabián Monzón centró de manera impecable, apareció el “Fantasista” para pegarle en el momento exacto al balón para que éste entrara al arco rival. Una volea de otro partido pero que sirvió para que los azules se pusieran en ventaja y finalmente se quedaran con el triunfo.

Otro que destacó por sobre todas las cosas fue el capitán, el gran Samurai, Johnny Herrera. El portero azul tuvo varios tapadones espectaculares que minuto a minuto le permitieron a la U seguir ilusionándose con mantenerse en la pelea por el bicampeonato. El triunfo azul pasó también por el buen desempeño del 25.

Un partido que quizás de fútbol no tuvo mucho. Un partido en el que ninguno de los dos equipos mostró lo mejor. Pero finalmente fue un partido en que la U cumplió. Necesitaba sumar tres puntos y lo hizo. Necesitaba ganar para seguir en la pelea por el título y lo hizo. Necesitaba anímicamente ganar un clásico y lo hizo. Así que entre suma y resta se destaca lo positivo.

De todas maneras, y pensando en los desafíos importantes que vienen, este partido una vez más dejó demostrado que la U tiene varias debilidades y que hay mucho que mejorar aún. Es de esperar que para la final de la Copa Chile y el resto del Torneo estemos más ordenados y mostremos más fútbol. Porque si bien para algunos lo único importante es ganar, se extraña ese equipo que además de ganar, jugaba con una identidad. 

 

 

Publicidad
Publicidad

Tiempo Extra

Publicidad

Publicidad

Copyright © Palco Comunicaciones 2010 - 2020 | Todos los derechos reservados.