Conéctate con nosotros

Columna

#OpiniónCacíque Fecha redonda

Publicado

en

Por: Álvaro Araya (@alvaroaraya_)

Colo Colo salió a la cancha del Monumental sabiendo que, con un triunfo, tomaría la punta del campeonato. Esto, porque los equipos que lo superaban no pudieron sumar de a 3. Pero faltaba lo más importante: ganar. Y se ganó.

Es posible que la forma no deje contento a los más exigentes, a los más puristas, a los que exigen que el equipo le dé un baile al rival, sin importar quién sea. La realidad es que Colo Colo se ha vuelto un equipo práctico, efectivo y paciente… tres características que en temporadas anteriores hicieron falta. Hoy parece que la lección está aprendida y los resultados están a la vista.

El primer tiempo Santiago Wanderers mostró personalidad, en ese aspecto se notó el sello de Nicolás Córdova en la banca de los caturros. El ímpetu, la presión y el buen manejo del balón por parte de la visita hicieron que los primeros 45 minutos fueran parejos, con algunas situaciones de gol por lado, una de ellas  clarísima, que Orión resolvió de forma impecable.

Por su parte, Pablo Guede se vio obligado a cambiar el esquema que presentó en el inicio. Esteban Paredes se vio muy solo y necesitaba un acompañante. El elegido para esa tarea fue Iván Morales, quien junto a Jorge Araya hicieron que Colo Colo se viera más cohesionado y con el control de la pelota y el partido.

En pleno segundo tiempo ocurrió algo muy extraño: Valdivia se hizo expulsar por un cabezazo al defensor Mario López (quien también vio la tarjeta roja en la misma jugada) y sin el mago en cancha, parecía que todo se volvía aún más difícil.  Luego vino la lesión del Pájaro Valdés y, a primera vista, algunos podrían haber pensado que el partido terminaba en un empate. Pero no fue así, el equipo tomó un segundo aire y las cosas empezaban a darse de forma favorable.

Pablo Guede se jugó por Nicolás Maturana para reemplazar a Valdés y dio resultados. El “32” de los albos entró bien: encaró, se mostró como opción para recepcionar pases y pateó al arco.

El equipo no se desesperó, y en el minuto 80 Esteban Paredes abrió la cuenta. Después de eso, la visita no tuvo muchas más opciones para empatar el partido. Una vez más la defensa se mostró sólida (principalmente en el segundo tiempo) e incluso en los descuentos Colo Colo pudo ampliar la ventaja para la tranquilidad absoluta.

En esta oportunidad Pablo Guede leyó bien el partido, hizo los cambios correctos y en el entretiempo hizo los ajustes necesarios para que el equipo tuviera el equilibrio necesario en el mediocampo (se echó de menos a Claudio Baeza) para generar ocasiones de gol, sin tener que sufrir con contragolpes de la visita.

El triunfo era fundamental para empezar a ilusionarse. Se logró, pero aún quedan 6 fechas en las que hay que seguir manteniendo la tan anhelada regularidad que se ha logrado en los últimos partidos. Por lo pronto el equipo deberá pensar en Audax Italiano y en la pesadilla del pasto sintético de esa cancha.

Gracias por la manito que dieron los demás equipos y que permitieron que Colo Colo se quede en el primer lugar junto a Unión Española. Ahora dependemos de nosotros.

Publicidad
Publicidad

Tiempo Extra

Publicidad

Publicidad

Copyright © Palco Comunicaciones 2010 - 2020 | Todos los derechos reservados.