Columna

Columna

#OpiniónPuma Se juega hasta que se termina (otra vez)

Foto: Aton

13:09 hrs. 21 de mayo, 2018 por admin

Por Marcelo Gómez @cojeli El vaivén de emociones se está convirtiendo en una, dudo que muy sana, costumbre en nuestro Calvo&Bascuñan cada vez que juega Club Deportes Antofagasta. Esta vez gracias a la dramática remontada el cuadro Puma ante Everton, que ubica a los locales en el 4° puesto del Campeonato Nacional 2018.

 

En la previa el partido parecía muy accesible, ya que se enfrentaba a un equipo que llevaba ya varias fechas sin un triunfo, y al que CDA triplicaba en puntos en la tabla. Pero la realidad del 1T mostró la peor versión de Antofagasta en lo que va del campeonato: un equipo tremendamente partido con una línea de cuatro defensores y otra de cuatro atacantes, esperando que los centrales generaran fútbol a través de pases de treinta metros. Además los traslados de balón de cada uno de los jugadores eran extensos, facilitando la tarea defensiva de un Everton que comenzó a hacerse dueño del partido con un mano a mano entre Rubio y Hurtado que salvó el golero. Así la visita tuvo su premio a los 30′, tras un gran pase de Medel para Salinas, que le gana la espalda a Cordero como casi toda la tarde para definir suave y abrir el marcador.

En el 2T no alcanzamos a pensar en cómo podía reaccionar el Puma cuando vino el burdo 0-2 obra compartida entre el mexicano Venegas y el mal despeje de Romo. Parecía que era de esos partidos levanta muertos y que te duelen el alma en el recuento de fin de año, pero ahí comenzó otro partido: el ingreso de Larry Valenzuela le dio al CDA en enlace entre líneas, trabajo en el que Villagra y Sandoval podían colaborar, pero ser los principales ejecutores. Fue el mismo Larry que roba un balón que luego es centrado por Flores y cabeceado por Bello. Un descuento que llegó en buen momento, ya que quedaba suficiente partido como para no caer en la desesperación de la rápida remontada.

Fue en el descuento donde la actitud del equipo cambió radicalmente a un pressing asfixiante en la salida rival, que estaba en un limbo indeciso entre ir por el tercero o meter el bus en arco propio. Indecisión que tuvo su mejor ejemplo a los 71′, donde una serie de errores defensivos permitió que el pequeño Sandoval ganase dos cabezazos seguidos casi en área chica y que, tras unos rebotes, Felipe Flores lograra transformar en el empate, rompiendo también su sequía ante las redes.

Finalmente, el éxtasis llegó faltando cinco para el término. Luego de diez minutos a palo y palo donde ambos equipos tuvieron opciones de desnivelar, llegó el enésimo centro de FF17 sobre la izquierda, que el ingresado Larry Valenzuela cabecea al segundo palo, para que Lobos no llegue y firme el triunfo local. Otro triunfo con épica y en los minutos finales, y obra de un ingresado en los minutos finales como pasó con Iquique, Curicó, Temuco y ahora Everton. Hay mucho por mejorar aun pero siempre será mejor estando más cerca del podio. Y queda la certeza que, al menos, este equipo te deja una vida disponible hasta el pitazo final.

Comentarios