Conéctate con nosotros

Columna

#OpiniónPuma: Sin nueves no hay paraíso

Publicado

en

Por Marcelo Gómez (@cojeli)

Se cerraba la fecha y Club Deportes Antofagasta tenía una oportunidad de oro para ubicarse como el aspirante más cercano a alcanzar al líder Unión Española. Pero esa chance se diluyó luego del empate 1-1, ayer en el Calvo & Bascuñan de Angamos, ante el Audax Italiano del patricio Hugo Vilches.

El equipo mostró vaivenes durante el partido. Principalmente porque la visita planteó una estrategia basada en la refriega, evitando lo más posible el buen traslado de balón que tiene el CDA; se vio mucho pase por arriba, pelota que iba para un lado y para otro, mucho bote alto y poco control. Todo ello ensuciaba la idea de ataque del local, que jugaba sin un nueve nominal, monopolizando su ataque por el sector derecho con las subidas de Barrios y probando con Jason Flores como titular. Pero eso no impidió que el dominio del partido fuese propiedad de Antofagasta, que agobiaba a los verdes con una excelente presión en la salida de los laterales y volantes defensivos audinos.

Parecía que el gol llegaba en el arco sur. Araos había avisado con una zurda cruzada, y Barrios tuvo la más clara pero se demoró demasiado en decidir en tocar o rematar al arco; pero lamentablemente la apertura de la cuenta ocurrió en el lado norte: un centro pasado desde la derecha verde, Astaburuaga se ve libre de reventar hasta que en sus narices le aparece por detrás Crovetto, el itálico que tropieza con la sombra del defensor y árbitro que cobra el noveno penal del torneo a los floridanos. Bryan Carrasco no falla y el inmerecido 0-1 se lo llevaba la visita.

El gol en contra alteró las emociones del local, y las encendió luego de un dudoso penal no cobrado a Carvallo. El árbitro Gelabert, como todo el nefasto referato chileno, decidió ir manejando el partido a compensaciones, y decidió expulsar a Bosso de Audax luego de un codazo a Araos que probablemente no hubiese sancionado sin tener esos dos cobros polémicos detrás. Los ánimos estaban calientes, y lo mejor era irse al descanso para enfriar la mente y encontrar la claridad para dar vuelta el marcador.

Parecía que eso ocurría con el inmediato 1-1 de Briceño a los 48′, tras un rebote en cabezazo de Romo. La presión alta continuaba, y el hombre de más hacía pensar nuevamente que el desnivel iba a llegar a favor del CDA; pero nuevamente nos equivocamos: el equipo sintió el desgaste de las últimas semanas y las ganas de ganar eran mayores que las ideas para ganar. Audax aun cuando metió ocho hombres en su sector defensivo, fue quien tuvo las oportunidades más claras gracias a las contras de Sergi Santos; por nuestro lado solo Carvallo mostraba claridad en el último pase, y sólo en los últimos diez minutos el equipo tuvo opciones claras de gol que se fueron desviadas o encontraron a un bien ubicado Nicolás Peric.

A pesar de la excelente campaña, se han perdido dos chances espectaculares de quedar a un paso de la gloria y ambas de local. El hombre gol no aparece por ningún lado y sin anotar uno más que el rival, en estos partidos, pelear la punta no será sinónimo de alcanzarla. Flores y Briceño son segundos delanteros, acompañantes mas no definidores, y Soda no ha dado el ancho para reemplazar a Ciampichetti mostrando un desempeño muy por debajo de las aspiraciones actuales del equipo. Quizás en campañas pasadas pasaría más desapercibido, al nivel de todos esos refuerzos cachos que nos llegaban desde Uruguay torneo tras torneo. Pero hoy la meta es alcanzar una copa internacional, que con este 5to puesto se está logrando, pero siempre hay que aspirar a lo mejor. Hace tres fechas era quedar punteros, ayer era quedar de escoltas; ninguno de nosotros quiere que las próximas fechas el premio por ganar sea quedar en un puesto menor al que se ha podido llegar en estas semanas.

Publicidad
Publicidad

Tiempo Extra

Publicidad

Publicidad

Copyright © Palco Comunicaciones 2010 - 2020 | Todos los derechos reservados.