Opinión

La columna de Hugo Marcone: Comparaciones odiosas

Chile no le pudo ganar a una discreta selección de Eslovaquia en un amistoso internacional, que tuvo para los aficionados chilenos un dejo de preliminar de segunda categoría
lunes, 21 de noviembre de 2022 · 14:23

La comparación futbolística, sin ser rigurosa, es igualmente dolorosa. Chile no le pudo ganar a Qatar hace menos de dos meses, en un amistoso que terminó empatando tristemente. En el debut mundialero, Ecuador le pasó por encima al mismo equipo árabe. Y si la diferencia no fue mayor, habrá que preguntarle a los jugadores ecuatorianos por qué quitaron el pie de acelerador en el segundo tiempo.

La otra comparación, la coyuntural, es abrumadora. Chile no le pudo ganar a una discreta selección de Eslovaquia en un amistoso internacional, que tuvo para los aficionados chilenos un dejo de preliminar de segunda categoría; un par de horas después, en el show estelar, Ecuador inauguraba el Mundial y hacía historia: por primera vez se le ganaba a un seleccionado local en la apertura de una Copa del Mundo.

No se trata de poner el dedo en la llaga o infringirse latigazos. Es solo nuestra realidad, la que el fútbol chileno sembró por dejar que su riqueza se estancara, que sus brotes verdes se marchitaran, mientras exprimía la rentabilidad de una dulce cosecha.

Las distancias entre Ecuador y Chile hoy son ostensibles; no sólo por dónde está jugando cada una de sus selecciones, sino porque el trabajo para llegar adonde están son tan disímiles como sus presentes. Ecuador tuvo una política responsable de renovación de valores y rentabilizó el potencial de un recurso humano que, ojo, tampoco es el más dotado técnicamente ni el más disciplinado profesionalmente del Pacífico. Fue un proceso pensado, no sin baches en el camino, pero con convicción.

La Roja cerró el 2022 con una nueva gira en la que no sumó victorias. 

Un país al que Chile siempre ha mirado con desdén, casi de manera clasista, hoy está por sobre nosotros y, lo que es peor, cada vez más distanciado. Ecuador tiene una generación de jugadores de alta competencia, con un promedio de edad no supera los 26 años, una decena de figuras que actúa en Europa y un plantel valorizado en 150 millones de dólares aproximados. 

¿Qué tan bien lo han hecho o qué tan mal lo hemos hecho acá? La pregunta se responde sola: Chile hace rato que no le puede ganar a selecciones del montón de Europa; Ecuador debuta con un triunfo en un Mundial y, seguramente, no será carne de cañón para Senegal y Países Bajos.

Por eso, cada vez que vayamos a hablar de Ecuador, de lo superiores que somos o de que nosotros tendríamos que estar en su lugar, remitámonos a este fin de semana. Uno de odiosas, y lastimosas, comparaciones.