Animador de "Hola Chile"

"Soy candidato urgente a una vasectomía": Eduardo de la Iglesia comenta la llegada de su hijo Beltrán y revela que será el último

El actor y conductor de La Red se confiesa con TiempoX a casi seis semanas del arribo de su más reciente regalón.
martes, 11 de enero de 2022 · 08:46

"Soy candidato urgente a una vasectomía", bromea Eduardo de la Iglesia con TiempoX al referirse a la posibilidad de buscar más hijos junto a su esposa, Pamela Ibarra. El presentador de La Red, que hace pocos meses le dio la bienvenida a Beltrán, su cuatro y último hijo, habla de la llegada de la paternidad y lo que viene a futuro para su familia.

"Feliz, estamos contentos. Beltrán es un gallo exquisito, se porta bien, nos deja descansar bastante", relata orgulloso el padre de familia que, además, adelanta que el menor "sella la familia".

"Con Beltrán cerramos y muy contento de que la Pame esté bien y que él también. El resto a trabajar para criar hombres de bien en este mundo", indica Eduardo de la Iglesia.

En ese sentido, el actor profundiza sobre la idea de tener una familia numerosa, destacando que desde que inició su pololeo con Pamela tenían proyectado esta idea.

"Nosotros queríamos tener hartos niños. Yo vengo de una familia de muchos hermanos, la Pame son tres y siempre quisimos hartos niños. Tres es un buen número, cuatro está más que suficiente y estamos listos. Ahora hay que trabajar para criarlos. Con cuatro nos quedamos", relata de la Iglesia.

Eduardo de la Iglesia y la llegada de Beltrán en plena pandemia

El conductor de "Hola Chile" también comenta el desafío que fue traer a su último hijo en plena pandemia mundial, enfatizando que nunca fue un impedimento la actualidad sanitaria.

"No soy un tipo miedoso, no soy un tipo que se plantee desde el escenario más adverso. Cuando pololeaba con la Pame y me iba a casar, un amigo me dijo: 'hueo..., te felicito', porque nunca existió el escenario perfecto para hacer cosas importantes en la vida, para pedir matrimonio, para tener un hijo", pormenoriza Eduardo de la Iglesia.

Por último, este concluye con un "hay que hacer que las cosas pasen. Que las cosas sucedan simplemente".