Mundo

¿Por qué quieren prohibir la venta de helados y pizzas en Milán?

La insólita medida es impulsada por el concejal de seguridad y protección civil de la ciudad italiana Marco Granelli.

Gelato. Este es uno de los postres más reconocidos de la gastronomía italiana.

La gastronomía italiana tiene dos preparaciones que la destacan a nivel internacional: La pizza y el gelato o helado, y que son además un gran atractivo para los turistas que visitan el país europeo y que quieren degustarlos.

Plan que podría quedar parcialmente en el pasado gracias a la medida propuesta por Marco Granelli, concejal de seguridad y protección civil de Milán, una de las más populares de Italia, quien busca prohibir la venta de cualquier bebida o alimento para llevar en la ciudad en los barrios de Nolo, Lazzaretto, Melzo, Isola, Sarpi, Via Cesariano, Arco della Pace, Como-GaeAulenti, Porta Garibaldi, Brera, Ticinese, y Darsena-Navigli, lo que ha causado gran revuelo entre sus habitantes.

Platos tradicionales italianos como la pizza y el gelato quedarían vetados del comercio nocturno de la ciudad turística.

¿En qué horarios buscan prohibir la venta de pizza y helado en Milán?

Eso sí, esta legislación solo se aplicaría en horas de la noche, según explicó la autoridad, para poder reducir los niveles de ruido en las zonas residenciales de la ciudad, que ven su descanso interrumpido con el bullicio que atraen los visitantes y lugareños que salen a comer tarde a los distintos restaurantes y heladerías del sector.

En concreto, la prohibición comenzaría a funcionar de lunes a viernes entre 00:30 y 06:00 de la mañana, mientras que los fines de semana está se realizaría de 01:30 a 06:00 horas durante los meses de mayo y noviembre, que son en los que más turistas visitan Milán.

Terrazas y restaurantes también deberán adelantar su hora de cierre

La controversial medida además no solo impediría la venta de comidas y bebidas para llevar, sino que también busca restringir que los restaurantes y establecimientos gastronómicos puedan servir alimentos en terrazas y zonas al aire libre en el mismo periodo de tiempo.

Si bien la normativa ha generado controversia entre adversarios y adherentes, lo cierto es que los italianos tienen hasta principios de mayo para hacer modificaciones al actual proyecto, el que aún está en duda ya que en 2013 se intentó aplicar una ley similar, la que finalmente fue derogada ante las protestas de los locatarios de la región que estaban en contra.






Tags