Justicia

Belmar a prisión preventiva, Sebastián Izquierdo con arresto domiciliario: símbolos del Rechazo fueron reformalizados por la Justicia

Los sujetos enfrentaron cargos por agresiones leves, menos graves y amenazas. Ambos sujetos quedaron con arraigo nacional, mientras que la medida contra Belmar fue por ser considerado un peligro para la sociedad.
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 15:49

Durante esta tarde de miércoles la Fiscalía Oriente reformalizó a los miembros de las agrupaciones ultraderechistas Capitalismo Revolucionario y La Vanguardia, Sebastián Izquierdo y Roberto Belmar, por delitos de amenazas y agresiones durante las marchas del Rechazo durante 2019.

Si bien la Fiscalía solicitó inicialmente prisión preventiva para ambos sujetos, dicha medida fue desestimada pero solo en el caso de Izquierdo.

¿La razón? Durante la audiencia se dieron a conocer nuevos hechos y agresiones que cometió Belmar contra una mujer y que terminaron por sentenciar cualquier posibilidad de continuar con libertad vigilada, al considerársele un peligro para la sociedad y por incumplimiento de las medidas cautelares previas.

Rally de violencia y agresiones en marchas del Rechazo

Durante la audiencia se dio cuentas del patrón que siguieron ambos sujetos a lo largo de su campaña por el Rechazo y en las marchas que organizaron en el sector oriente de la capital. 

La primera agresión se registró el 29 de febrero, cuando Izquierdo golpeó en reiteradas ocasiones a un periodista que se encontraba cubriendo la marcha. Según el relato de la Fiscalía, el periodista ayudó a una mujer que fue agredida por Izquierdo y sus acompañantes. 

La acción del periodista le costó una golpiza de parte de Izquierdo y compañía. "Entrega el culo si no quieres morir, concha de tu madre” (sic), espetó Izquierdo, que luego procedió a golpear y arrojar gas pimienta en el rostro del profesional. 

El segundo hecho que describió el ente persecutor, ocurrió más tarde ese mismo día. Cuando el mismo Izquierdo y compañía golpearon a una pareja en el sector de Ricardo Lyon con Nueva Providencia, en Providencia. 

Cuando la mujer fue empujada por Izquierdo mientras este perseguía a un adolescente, y tras el reclamo de su pareja, ambos fueron golpeados en reiteradas ocasiones y rociados gas pimienta. "Te vamos a sacar la chucha”, exclamó Izquierdo antes de golpear al sujeto con un bastón retráctil. 

Otra agresión que consignó la Fiscalía, pero fue considerada como "leve", fue cuando Izquierdo roció con gas pimienta a una mujer que lo chocó sin intención y que al acercarse a pedir disculpas, recibió el rocío del líquido sobre su rostro. 

La cuarta y nueva agresión consignada por la Fiscalía fue el 7 de marzo. Izquierdo, Belmar y sus acompañantes, se encontraban hostigando a una persona de la tercera edad en el sector de Nueva Providencia, lo que motivó la intervención de otra persona que les pidió dejaran de hacerlo.

Como se hizo patente, el actuar de los individuos siguió el mismo patrón: rodearon a la persona, la golpearon con puños, patadas, bastones retráctiles e incluso bates y luego le rociaron la cara con gas pimienta. Todo mientras intentaba resguardarse en un edificio cercano. 

Antecedentes y violencia como factor común

Los registros audiovisuales de Belmar e Izquierdo han sido viralizados por la red en innumerables ocasiones. Izquierdo, fue grabado robando y orinando un lienzo conmemorativo por el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca. "Les vamos a sacar los ojos a todos estos conchas de su madre" (sic). 

Uno de los últimos episodios que engrosa la lista de sucesos violentos en torno a Roberto Belmar, en este caso, también conocido como "Soa Meche" en la web, fue un "en vivo" que se viralizó por redes en el que el individuo se refiere de forma violenta y machista a María Isabel Pavez. Joven asesinada por el mexicano Carlos Méndez González en enero pasado y quien fuera amigo de Belmar. 

En aquel registro, Belmar confesó ser "amigo" del "meji" y sostuvo que María Isabel era una "maraca" y que estaba "bien muerta". El último de los hechos de violencia protagonizados por Belmar, fue cuando percutó una serie de disparos a manifestantes en el centro de Santiago sin mediar provocación. Afortunadamente la pistola no era real y solo disparó balines de acero.  

Los sujetos enfrentaron cargos por agresiones leves, menos graves y amenazas. Si bien ambos quedaron con arraigo nacional, la medida prisión preventiva solo rige contra Belmar por ser considerado un peligro para la sociedad. Las medidas ordenadas por el 8º Juzgado de Justicia se adoptaron de manera inmediata.