Entrevista

Entrevista | Juan Manuel Silva, gerente deportivo de Cobresal: "Siempre ha sido un desafío traer jugadores a El Salvador"

El exvolante comenzó con su capacitación tras haberse retirado del fútbol profesional en 2004 y desde entonces se desempeña en el cargo con los "Mineros".
lunes, 1 de noviembre de 2021 · 19:00

Juan Manuel Silva se convirtió en uno de los primeros gerentes deportivos del fútbol chileno, incluso cuando el cargo como tal todavía no se utilizaba mucho a nivel mundial. Después de retirarse del fútbol profesional, "Chamaco" se especializó y asumió el puesto en Cobresal durante la primera década de este siglo. Desde entonces, el exvolante se mantiene el club.

El dirigente de los "Mineros" conversó con EnCancha, donde abordó la actualidad del elenco de El Salvador y además repasó su carrera como futbolista, la que contó con inicios en Regional Atacama, donde incluso debutó junto a su amigo de infancia, Marcelo "Toby" Vega.

¿Cómo fue su comienzo en el fútbol?

Yo soy nacido en Copiapó, no había fútbol profesional, te estoy hablando del año 1979, en esos años eran muy fuertes las selecciones de colegios y ahí fue un poco el inicio en esta actividad.

¿Y cómo llegó a Regional Atacama?

Yo tuve un paso interrumpido en Regional Atacama, porque entré a un colegio que era técnico que era la Escuela Técnico Profesional que era muy conocido en Copiapó, que tenía doble jornada, entonces no permitía entrenar para poder jugar, pero por estos accidentes de la vida o cuando uno está destinado a estar en una actividad hermosa como esta, en una selección del colegio tuve la oportunidad después de integrarme al plantel profesional. 

¿Quiénes estaban en ese plantel?

Me acuerdo que estaba Aurelio Valenzuela como técnico y Manuel Soto como entrenador de cadetes. Ahí seleccionan como a tres jugadores de nuestro colegio y ahí empieza la carrera más profesional porque entro a las divisiones inferiores, pero así también participaba ya en el primer equipo a la edad de 17 años. Hago divisiones inferiores, una primera infantil, juvenil, también estuve en un seleccionado y empieza la carrera profesional. Después tuve el paso a Cobreloa, un equipo de Primera División, donde ahí ya las condiciones son distintas, con jugadores de otro nivel y empieza una carrera donde uno se da a conocer.

Juan Manuel Silva jugó en Regional Atacama, Cobreloa y Cobresal

Un fallido traspaso a China y el inicio de su vida en El Salvador

Después de su paso por Cobreloa, donde estuvo ocho años, arribó a Cobresal ¿Cómo se da su llegada al club?

Yo llegué como en abril del 2001 al equipo, cuando estaba en Primera B, estaba de técnico don Jorge "Lulo" Socías. Yo había tenido un breve paso por China después de que salí de Cobreloa, eso no lo he contado nunca. Fue una linda experiencia. Fui con Rubén Vallejos, gran amigo y compañero de Cobreloa y él estaba allá. Teníamos la posibilidad de poder estar en China justo en la época que estuvo Luis Musrri y Gabriel Mendoza.

¿Qué pasó entonces?

Lamentablemente cuando llegamos allá, la posibilidad que estaba, el técnico que nos había solicitado como refuerzos, justo lo habían echado del equipo y ahí estuvimos casi dos meses o tres meses en China. Pero la verdad que tengo puras palabras de agradecimiento a la gente que me llevó porque nos trataron super bien, no nos faltó nada, estuvimos en hoteles de primer nivel, pero no se dio la oportunidad de poder haber fichado en China.

¿Ahí entonces vuelve a Chile?

Me regreso a Chile y me costó encontrar equipo en Primera División, pero tengo un amigo, un gran amigo, Guillermo Guzmán que era dirigente en esa época de Cobresal. Él habló con Jorge Socías y tuve esa oportunidad de venir a reforzar al equipo para poder conseguir el ascenso. Cobresal en esa época tenía un buen plantel, habían jugadores de mucha experiencia. Peleamos palmo a palmo con Temuco, en la última parte Temuco marcó muchas diferencias y conseguimos el ascenso en un partido contra Deportes Iquique de local, conseguimos un ascenso que fue duro, fue difícil, fue muy peleado, perdías un partido y quedabas quinto. Entre el segundo y el quinto era muy estrecha la tabla, nosotros los últimos partidos marcamos las diferencias para conseguir un ascenso que dejó al equipo en Primera División hasta el 2017.

Usted como jugador vivió grandes momentos con Cobresal

Tuvimos una semifinal con Colo Colo (Clausura 2003), yo creo que tuvimos un equipo corto ese año. El inicio fue con Gustavo Huerta, habíamos hecho una muy buena campaña, pero después él se fue al Bolívar y llega Julio Acuña. Ahí también con Julio se continuó una muy buena campaña, teníamos un gran equipo con Juan Quiroga, Rodrigo Viligrón, entre otros y nos faltó poquito, nos faltó plantel, se nos lesionaron un par de jugadores y le dimos pelea hasta último en ese partido en el Estadio Monumental a Colo Colo, que era el pase a la final, tengo lindos recuerdos de Cobresal.

Tras ocho años en Cobreloa, Silva pasó a Cobresal

De la cancha a la oficina

Llegó a Cobresal y nunca más salió del club ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Ya cumplí 20 años en el club como jugador y gerente deportivo, mi esposa y mis hijos son de acá de El Salvador, así que estoy más que agradecido del club, de su gente y del dirigente, porque el dirigente te apoya mucho en la capacitación de la persona, en que crezca y ellos me apoyaron mucho en la etapa de poder sacar el título de entrenador. Yo viajé tres años de El Salvador a Santiago en bus para terminar la carrera, si bien fue pesado, fue un logro importante para mí para poder tener esta carrera que ahora llevo de gerente deportivo, me ayudó mucho también eso. Uno tiene la carrera de jugador, pero haber sacado el título de técnico te da esa visión, tratar de interpretar al técnico, de lo que quiere, de poder armar el plantel profesional y también el proyecto, algo fundamental del club que es el tema del fútbol joven, que ahí está la base, la sustentabilidad en el tiempo del club.

¿Cómo se dio el paso de futbolista a ser gerente deportivo?

Yo no me veía tampoco en el fútbol. El 2004, cuando termino mi contrato, terminé con una lesión rebelde al tendón plantar, físicamente me sentía muy bien, pero tenía esa lesión que me costó mucho recuperarme, muy dolorosa, yo siempre jugaba con dolor, los últimos partidos de esa temporada sufría mucho. Entonces no estaba disfrutando, yo siempre disfruté mi carrera, la profesión y en esa época estaba sufriendo. Mi idea era retirarme en Copiapó, esa era un poco mi idea y después no me veía en el fútbol y justo en esa oportunidad cuando estaba pensando en el retiro, el profe Gustavo (Huerta) me ofrece ser ayudante de él, yo me acuerdo que le pedí un mes para pensarlo.

¿Aceptó el ofrecimiento?

Yo conversaba estas cosas con mi papá, aparte de ser un gran padre fue un amigo, fue un confidente, un partner que todas las decisiones que he tomado, siempre las compartía con él y un buen consejo él medio y me dijo 'es mejor que tú puedas dejar el fútbol a que el fútbol te pueda dejar a ti', un consejo muy sabio porque es dura la decisión de retirarte y a los 34 años que es más o menos el promedio, son excepciones algunos que llegan a los 40, 41 años y ahí empezó mi carrera por esto. Entré primero como ayudante técnico, saqué la carrera de entrenador y en esa época estaba don Manuel Urbina como presidente, abogado de la división y algo ve Manuel en mi persona. Ahí empieza esta parte administrativa de gerente deportivo.

¿Tenía la preparación para serlo?

Yo había tenido un curso de administración de empresas, pero siempre digo que el fútbol funciona distintamente a una empresa normal, hay situaciones que son atípicas, en los presupuestos nunca está que tienes que sacar a un director técnico, contratar a otro, sacar un jugador, contratar a otro, entonces son cosas que uno va aprendiendo. Me ha servido también interactuar con mis colegas, junto al "Tati" Buljubasich somos de los que más tiempo llevamos como cargo en las Sociedades Deportivas Profesionales y Pablo Hoffman también, quien no habiendo sido jugador profesional, hacía esa función también.

"Cuando veo que un jugador duda mucho en venir, prefiero no insistir y buscar otra opción"

En cuanto a su labor en el equipo y por todo lo que conlleva vivir en El Salvador ¿Es muy difícil convencer a un jugador de que llegue a Cobresal?

Siempre ha sido un desafío para nosotros, hoy con las redes sociales, con la información que hay, es mucho más fácil poder buscar información, pero hace diez años atrás o 15 años atrás, era difícil.

Y en sus primeros años en este cargo ¿Cómo lograba fichar futbolistas?

Con el boca a boca, que un exjugador que había pasado por acá le comentaba a otro, pero nunca ha sido fácil, siempre en la entrevista cuando me interesa un jugador, uno le plantea lo que es el fútbol, si uno aquí tiene que darle las condiciones y en eso el club ha mejorado bastante.

¿Cuáles condiciones han mejorado?

 El nivel de la casa del jugador donde habita, recuerda que esto es un campamento, acá no tenemos la posibilidad de poder arrendar o que el jugador con su familia pueda escoger su vivienda al gusto de él. Acá nosotros tenemos cierta cantidad de casas que tenemos que destinar para los administrativos y para el plantel, empezamos por ahí, mejorando nuestras casas, por lo menos que tenga un buen estándar. Y después las instalaciones, lo principal, que es nuestra cancha, camarín, darle las mejores herramientas para que el jugador pueda desarrollarse de la mejor manera en su actividad, que es el fútbol, entonces yo creo que hay que empezar por ahí y en base a eso, si tú tienes todas las condiciones, acá no es para venir a vacacionar. Entonces tú puedes estar en Inglaterra, puedes estar en México, puedes estar en Argentina, pero si el jugador si tiene claro a lo que viene, acá están todos los beneficios y las garantías para que pueda desarrollarse de buena manera. Y después está el tema familiar, la familia tiene que ser un gran apoyo para el profesional, porque al final de esto vivimos, no sacas nada con estar en una ciudad bonita si no te pagan, no tienes las condiciones. Entonces esas cosas uno las conversa, me gusta señalarlas al jugador.

¿Y ha tenido entrevistas con jugadores que no están del todo convencido?

Cuando veo que el jugador duda en venir, prefiero que no venga, porque me ha pasado, antes insistía, insistía, insistía y un poco sentía que el jugador venía obligado y en un noventa y tanto por ciento el jugador fracasaba y su rendimiento no era el que nosotros esperábamos. Entonces cuando ya veo que duda mucho, prefiero no insistir y buscar otra opción.

Su amistad con Marcelo "Toby" Vega

Volvamos a sus inicios. Usted fue amigo de infancia de Marcelo Vega ¿Cómo fue llegar juntos al profesionalismo?

Somos casi de la misma generación, Marcelo es un año menor que yo y éramos vecinos. Marcelo comenzó a entrenar con el primer equipo de Regional Atacama a los 15 o 16 años, yo empecé a los 17.

¿Qué recuerdos tiene de esa época?

Un buen amigo, un buen partner, con Marcelo hasta el día de hoy tenemos contacto, así que nada, el 'Gordo' es un excelente amigo y compañero de infancia, vivimos muchos momentos, había una generación muy buena en Copiapó.

El actual comentarista deportivo fue el gran amigo de "Chamaco" Silva en su ciudad natal

¿Tiene alguna anécdota con él?

Con Marcelo tengo varias, pero en el barrio le decían 'Piraña' porque jugábamos en una cancha de baby fútbol, uno contra uno. El problema es que cuando él perdía, quería la revancha de inmediato jajaja.

¿Y en El Salvador tiene alguna?

Mi primera anécdota fue cuando llegué porque el club tenía una cierta cantidad de casas, como te contaba. Cuando llego no tenía casa para vivir y estuve dos meses en el hotel, y un día mi amigo Guillermo Guzmán me dice 'hay varias casitas que están desocupadas, date una vuelta a ver qué casa te puede acomodar'. Y salgo a recorrer, ya de tarde noche, y cuando me gustó una casa quiero ver la dirección y en el pasaje veo que dice 'tránsito', pero pensé que la calle se llamaba así y le digo a Guillermo 'estoy en calle Tránsito número tanto' y me dice 'pero calle tránsito no hay ninguna, mira bien, devuélvete' y me devuelvo, miro bien y era una flecha que no estaba muy bien pintada, pero era el tránsito hacia dónde indicaba el sentido de la calle, hasta el día de hoy me la recuerda, pero son anécdotas que te pasan acá en El Salvador.