La Roja

Nació en Argentina, brilla en la MLS y se ilusiona con La Roja: “Me veo jugando el Mundial 2026"

"Muchos me preguntan si aceptaría jugar por Chile y a todos les digo que sí”, explica Pablo Ruiz, una de las figuras del Real Salt Lake.
martes, 10 de mayo de 2022 · 07:00

Pablo Ruiz nació en Argentina, jugó un Sudamericano Sub 17 para su país, pero hoy sueña con la chance de poder representar a la Selección de Chile. A partir de su gran nivel en la MLS, este mediocampista central zurdo de 23 años le reconoció a En Cancha que “se ve” en el Mundial de 2026 con la camiseta de La Roja.

"Mis viejos son argentinos, pero mis abuelos son chilenos. Y tuve la chance de nacionalizarme cuando llegué a San Luis de Quillota, en el último semestre de 2016", señala.

¿Qué te genera la posible chance de jugar para Chile?

La verdad que le tengo un gran cariño al país. Ellos me brindaron la chance de ser profesional, cuando estaba en San Luis de Quillota. La verdad es que sería muy lindo jugar para la selección y yo trabajo día a día para seguir creciendo como futbolista. Tengo nivel y confianza para que me citen.

¿Y por qué esa confianza?

Porque estoy en un buen momento en Estados Unidos y, a diferencia de lo que ocurre en otras selecciones, Chile sigue lo que pasa en la MLS.

"Tengo nivel para que me citen", dice Pablo Ruiz luego de su buena temporada en Estados Unidos.

¿Qué chileno te gusta en tu puesto?

Obviamente, Arturo Vidal es el más completo, es un futbolista que deja la vida en la cancha. También me parece interesante (Charles) Aránguiz, es un mediocampista que juega muy suelto. No hace falta decir que (Gary) Medel es completo, un tipo que rinde en varios puestos. Y el que me sorprendió para bien es (Erik) Pulgar. 

Empezaste como carrilero izquierdo y hoy juegas por el centro, pero se te ve una buena zurda y capacidad para generar en ofensiva. ¿A quién mirás jugar a nivel mundial?

Me encanta observar partidos y trato de ver mucho a Kevin De Bruyne. Es un tipo que me encanta cómo trata la pelota, que llega al gol, es muy completo. Intento copiarle cosas a él y, en mi equipo, salvando lógicamente las distancias, me dan la confianza de ser el que lleva el balón. 

¿Te ves en el Mundial 2026 con Chile?

La verdad que me imagino jugándolo. Creo que va a ser un proceso largo, donde se hará un recambio. Si me llaman, me adaptaría perfectamente. Estén o no los de la Generación Dorada. Creo que puedo aportar mucho y que también sería importante para mi carrera en sí. 

¿Sientes que el caso de Ben Brereton, extranjero también como tú, puede ayudarte?

Es difícil saber eso. Y la verdad yo no soy mucho de preguntar. Prefiero que las cosas se den naturalmente. De hecho, tuve de compañero a Pepe Rojas que jugó mucho en la Selección y no hablo de eso. Sí, como te comentaba, muchos hinchas me escriben por redes y ese cariño es lindo. 

Un mundialista alemán, clave en su carrera

Ruiz jugó en la Selección Sub 17 para Argentina. Pero su carrera, como la de muchos futbolistas, no fue fácil. Después de mostrar un buen nivel con Miguel Ramírez como entrenador en San Luis de Quillota, fue fichado por el Real Salt Lake. En primera instancia, tuvo continuidad, pero luego le tocó no jugar y cometer errores de los cuales terminó aprendiendo. 

“En su momento, nos dieron un mes de vacaciones y literalmente no hice nada. Volví y estaba fuera de forma. No jugué un semestre y ahí apareció la chance de irme a por seis meses a la tercera de Austria. No lo dudé porque quería vivir de esto, sabía que había cometido errores y acá tenía la chance de mostrarme”, dijo.

Pablo Ruiz, con la camiseta de San Luis de Quillota.

De esta manera, el último semestre de 2019 lo jugó en el Pinzgau Saalfelden, donde tuvo la chance de ser dirigido por Christian Ziege, mundialista en 1998 y 2002 con Alemania. “Me fui solo por 5 meses, sin mi esposa (está casado desde los 17 y no tiene hijos). Christian me ayudó a cambiar la mentalidad. Me fue claro: ‘vos hacé las cosas bien en la cancha que nos vamos a ayudar mutuamente’. Por momentos, sufrí la soledad y extrañaba. Sin embargo, me di cuenta que debía esforzarme y me pagué de mi bolsillo un nutricionista y empecé a hacer dobles turnos”. 

El resultado fue claro: en 15 partidos, marcó 9 goles y eso le posibilitó volver al Real Salt Lake City para empezar a convertirse en un titular indiscutido.

Niklas Castro anotó un golazo en la victoria de su equipo en Noruega