Convención Constitucional

Convencional Alejandra Pérez expuso a torso desnudo ante el pleno su lucha contra el cáncer de mama

"Por aquellas que no sobrevivieron, por aquellas que vendrán. No esmeré en la reconstrucción, porque cada marca en mi pecho es un grito de alegría en la vida", expresó Alejandra Pérez.
viernes, 22 de octubre de 2021 · 12:47

Este viernes durante la tercera jornada de declaraciones antes de la discusión de fondo en la Convención Constitucional, la constituyente Alejandra Pérez, representante del distrito 9, realizó un potente discurso a torso desnudo, narrando su lucha contra el cáncer de mama.

"La culpa la sentí desde el diagnóstico, culpa por poder sanar, por poder tener una cama, medicamentos y horas de atención. Culpa por aquellas que no tienen plata para una mamografía, culpa por estar en el sistema privado de la salud". "¿Por qué debiese sentir culpa, si todos debiéramos tener derecho a la salud", expresó.

"Soy sobreviviente de cáncer de mama, dueña de casa, mujer, manifestante. Por mi mamá Rosa Espina Beltrán, por aquellas que no sobrevivieron, por aquellas que vendrán. No esmeré en la reconstrucción, porque cada marca en mi pecho es un grito de alegría en la vida. Por la memoria de mi papa, abuelo, por mi madre, hoy alzo la voz. Arriba las, los y les que luchan, libertad a los presos políticos de la revuelta, libertad justicia y reparación y no repetición", sentenció.

Emotivo discurso de la convencional Pérez marcó la apertura del pleno.

Además, la convencional se refirió al proceso que derivó en la instalación de la Convención: "Chile no despertó un 18 de octubre, un pueblo entero nunca cerró los ojos y a cambio nos lo cerraron, nos apresaron, hirieron y nos torturaron. Las instituciones siempre funcionaron a medias, porque a lo único que se dedicaron fue a informar y difundir decisiones, acciones y procedimiento que el poder instaló para hacer funcionar a su voluntad".

Pérez acusó que "fueron años de reclamos, nada hicieron, fueron muchos los muertos, la justicia nunca llegó, fueron muchos los castigados tras las rejas, nunca los soltaron, fueron muchas las listas de espera, nada gestionaron, fueron miles de endeudados, nada cedieron, fueron territorios completos, invadidos, contaminados, usurpados y militarizados, nada modificaron, fueron millones sin casa, sin salud, sin medicamentos, sin libros, sin alimentos, y nada cambiaron".

"A partir del legítimo reproche de quienes prostituyeron la democracia fue que se destiló la tinta con que se escribirá la nueva Constitución, que garantizará que la vida sea puesta en el centro de las decisiones públicas", concluyó.