Entrevista En Cancha

ENTREVISTA | Alejandro Lorca: desde su fanatismo por la U hasta el día que pidieron su salida en el CDA

Uno de los relatores más reconocidos del fútbol chileno habló en exclusiva con En Cancha, analizando la actualidad de los azules y contando detalles de la vez que, supuestamente, pidieron su salida desde el CDA por emitir una opinión en contra de Azul Azul en plena transmisión de partido.
sábado, 2 de julio de 2022 · 07:00

Alejandro Lorca es, sin lugar a dudas, una de las voces más reconocidas en el fútbol chileno. El popular relator, que hoy se desempeña en TNT Sports y Radio Agricultura, asegura estar feliz con lo que hace y, de modo paralelo, también se dedica a ejercer la abogacía, por lo que también le saca provecho a los estudios de derecho que completó en su época universitaria, allí donde tenía la ilusión de mantenerse ligado al fútbol, su gran pasión, de manera directa.

"La gente nos critica, a veces nos alaba, las menos de las veces, pero bien, convivo con mucha calma con las críticas del hincha", le cuenta a En Cancha en una relajada conversación.

"La más recurrente es cuando dicen que te gusta tal o cual equipo, como si eso significara que hay una injerencia en el resultado de la cancha, o cuando te dicen que gritaste más el gol de uno que de otro. La verdad, no hay cómo dejar contentos a todos. A mí me han dicho que me gusta Colo Colo, la U y la UC, y frente a eso no se puede hacer nada, solo trabajar con humildad", añade.

Lorca detalla que su fórmula es pensar siempre cómo puede hacerle cariño a los hinchas de los equipos a los cuales está relatando. Y le ha resultado, como aquella vez que le puso voz al histórico gol de José Pedro Fuenzalida ante Audax Italiano, que le dio inicio a la época dorada de la Universidad Católica. "Los hinchas 'cruzados' hasta el día de hoy me agradecen, y por ese cariño nunca me olvido que fue un 30 de abril, una fecha tan importante para ellos. ¿Cómo no va a ser lindo eso?"

Alejandro Lorca sigue poniéndole voz al balompié nacional.

Problemas con la U

Sin embargo, hubo momentos complejos en su carrera. Por ejemplo, el 4 de noviembre del 2021, cuando Ñublense derrotó a la Universidad de Chile en la agonía y, por primera vez aquella temporada, le hizo saber que el peligro de irse a Primera B era real. Lorca, al terminar el encuentro, fue protagonista de una recordada intervención, donde llamaba a los dueños del "Romántico Viajero" a dar la cara, asegurando que a la U le habían robado el alma.

"Lo sentía hace rato. Sentía una sensación de desconcierto absoluto con la U. ¿Y sabes qué? Lo que es más grave, es que esto fue en noviembre del 2021, y ahora a mitad del 2022 me sigo sintiendo igual. Es como una desazón total. Lo que dije en ese momento salió porque lo tenía atorado en la garganta hace mucho tiempo. Los que somos observadores atentos del fútbol y, humildemente, conocemos un poco la historia y la interna de la U, estamos desconcertados"

-¿Existió ese llamado de la Universidad de Chile del cual tanto se habló, donde supuestamente pedían tu salida del canal después de lo que dijiste?

No lo sé. Tengo versiones encontradas. En el canal, mis jefes me dijeron que no existió tal llamado, más bien, que hubo uno, pero no para pedir mi salida, sino para que me retractara. Eso fue. Me dijeron que llamó la U, no me dijeron quién, y me contaron que también lo hizo la ANFP, porque desde la U también los habían llamado, y en síntesis, pedían exactamente lo mismo: que rectificara mis dichos. Yo, por otro lado, supe de muy buena fuente que sí habrían pedido mi salida. 

-Hay dos versiones opuestas.

Sí, pero me quedé con la del canal, porque la verdad es que se portaron siempre muy bien conmigo. Creo que en mis dichos no había absolutamente nada injurioso. Quizás no gustó el concepto "dirigencia inoperante", pero los hechos están ahí, y la expresión "cobarde" sin duda sacó ronchas. Pero si tú vas al diccionario, significa alguien que siente temor o miedo ante la adversidad. ¿Dónde está el agravio? Más encima especifiqué, que era porque no daban la cara. Por contrapartida, lo hacían técnicos jóvenes e inexpertos, como Esteban Valencia, Cristián Romero, Hernán Caputto... ¿Por qué cargar en ellos la responsabilidad? 

-No saliste a retractarte después...

Es que le dije al canal que no lo haría, y ellos me dijeron que nunca me lo iban a pedir, recalcándome que creían fielmente en la libertad de expresión. Si pidieron mi salida o no, no sé, pero el derecho a réplica estaba ahí. Si un dirigente de la U se sintió aludido, debía salir a exigir que se le diera voz, y en el canal no hubiesen tenido problema. Podrían haber ido y decir que el señor Lorca dijo cosas falsas, por esto, por esto otro... Y si sentían agraviados, están los tribunales de justicia. Pero esta actitud de pedir la retractación, no sé, me parece una forma de presión algo cobarde. Creo que se pasaron tres pueblos... Y cuatro también.

-Y cuando pasó la tormenta y volvió la calma, ¿qué reflexión hiciste?

Que lo que dije salió del corazón, pero al mismo tiempo fue muy racional, muy de convicción, y sentía que era necesario expresarlo en su minuto. Yo me rodeo mucho de hinchas de Colo Colo, la U y Católica, y sentía que hace muchos años el de la U venía pasándola mal, y que no había nadie que los interpretara, y creo, humildemente, que mis palabras identificaron a varios. A lo mejor causó revuelo porque fue la primera vez que alguien lo decía con fuerza, pero Juan Cristóbal Guarello o Cristián Caamaño, por ejemplo, venían haciendo el mismo análisis hace rato. Yo soy formal para decir las cosas, tanto que hasta terminé aquella opinión con un lindo poema. Quería expresar el sentir de mucha gente, nada más.

Un presente azul lleno de incertidumbre

Michael Clark, presidente de Azul Azul.

-¿Cómo analizas la actualidad de la Universidad de Chile?

El equipo está otra vez en una situación inconfortable. Claro, no está tan angustiada, pero lo coherente era que en este mercado de pases, el club hubiese brillado por sus contrataciones para no pasar zozobras a fin de año. Y parece que creyeran que están peleando el título, y no se dan cuenta que si pierden dos partidos quedan nuevamente en posiciones totalmente comprometedoras. Mi impresión es que viven en un mundo irreal, paralelo. Si tú cometes un error, bien; si cometes dos o tres; bueno... Pero cuando se encadenan por tanto tiempo estas equivocaciones, más parece una negligencia.

-Hablas de la administración de Michael Clark...

Sí, porque yo puedo hacer una mala administración, porque está dentro de las reglas del juego, como hacer una mala campaña en la cancha. Pero lo que yo no perdono es que una administración no dé la cara, porque eso no es solo éticamente reprobable, sino que jurídicamente no corresponde. Si yo soy el presidente de una concesionaria, tengo la obligación de estar al frente, de dar la cara, de hacerme responsable. Entonces, cuando esta nueva gente llega, tras la venta de las acciones de Carlos Heller, me pregunto: ¿tú has escuchado a Michael Clark explicar alguna vez cuál es el proyecto para la Universidad de Chile? ¿Le ha contado algo a la prensa, a sus hinchas, a sus socios? ¿Qué pretende? ¿Cuál es el camino en lo deportivo, en lo institucional? ¡Nunca! Jamás ha dicho nada. Nadie sabe para dónde va la U, y lo que es más grave, nadie sabe a ciencia cierta quiénes son sus dueños. A mí me parece que el fútbol no es tema para Michael Clark, que le es bastante ajeno.

-¿Miran en menos al hincha en esta oportunidad?

A mí me parece que el problema es que hay un desprecio hacia la hinchada de la U, de su gente. Siento que administran el club como si fueran regentes de una sociedad anónima que fabrica tazas o camisas, o qué se yo. Ellos no pueden olvidarse nunca de que esta "empresa" está ligada al deporte, y en ese sentido hay una connotación social gigantesca, sobre todo cuando administras un club como la Universidad de Chile, con una hinchada tremenda, la segunda en cuanto a número, pero la más potente en cuanto a pasión, a cariño por el club. Y a esos millones de hinchas de la U no se les dice absolutamente nada. 

-¿Crees que Diego López podrá devolver a la U a los puestos de avanzada?

Con Diego López siento que la apuesta es la misma. Sé que aún tiene margen, pero pierde un par de partidos y queda en el pozo. ¿Por qué no jugársela con un DT conocido, que permita construir un plantel bien estructurado? Y no lo digo yo, lo dicen todos. Ejemplo: hoy en la U hay dos centrales titulares, Ignacio y Bastián Tapia. Ahora, se le suma Nery Domínguez. Se te lesiona uno, ¿qué pasa? Hay que recurrir a Yahir Salazar, que es un proyecto. ¿Así pretenden competir? ¿Así pretenden ser campeones o clasificar a Copa Sudamericana? No hay que engañarse. 

-Parecía el momento perfecto para un técnico chileno, de esos que conocen el medio. ¿Coincides?

No sé por qué está esa predilección por el entrenador extranjero, sin menospreciarlos en todo caso, porque ha habido algunos muy buenos. ¿Por qué no creer más en los técnicos chilenos, sobre todo cuando han mostrado capacidad? Por ejemplo: ¿por qué no Gustavo Huerta en la U? Un viejo zorro que se las sabe todas, que hace magia en Cobresal, que sabe lo que es la U, que le peleó hasta el final a un Colo Colo extraordinario el 2006, con Matías Fernández, Humberto Suazo, Jorge Valdivia, equipazo. ¿Por qué no creer en él nuevamente? Si lo que la U necesita es estabilidad. Miguel Ramírez y José Luis Sierra, otros técnicos de gran capacidad, que pueden sacarle trote a la U, ¿por qué no traerlos? ¿Por qué están identificados con Colo Colo? ¿Y? ¿Por qué no le gusta a la barra? ¿Dónde está la convicción de los dirigentes? Esas cosas son las que yo no entiendo. Llegar a estos extremos de inhibirle el trabajo a alguien por temor, no lo comprendo.

Con un recorrido por el CDA: así la U oficializó la incorporación de Nery Domínguez