El día que Raquel Argandoña fue duramente criticada por su hermana debido a su "ambición desmedida”

Fue en el contexto del docureality que protagonizó la "Quintrala" junto a Kel y su madre.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 20:28
El apellido Argandoña está presente en los medios nacionales desde hace más de 20 años. Raquel Argandoña es una de las mujeres más reconocidas de nuestra farándula, destacada por ir siempre adelantada a los tiempos y por sus trabajos como modelo, animadora, lectora de noticias, panelista y actriz.   Sus primeros pasos al estrellato los dio en 1975, cuando fue elegida Miss Chile. Ese mismo año, y el siguiente, participó como modelo en “Sábado Gigante”, pero fue despedida, luego de negarse a bailar con Don Francisco.   Sería la primera polémica de la mujer, quien no se atemorizó ante Kreutzberger. De ahí en más, comenzó una carrera en distintos ámbitos, pero siempre ligada a la TV. De hecho, su mayor popularidad la encontró en 1987, cuando interpretó a Catalina de los Ríos y Lisperguer, conocida como “La Quintrala”. Ese apodo que entonces le sería dado a ella misma por su carácter fuerte y belleza.    Ese carácter, talento y fortaleza la han mantenido vigente hasta el día de hoy, cuando vive su momento familiar más difícil. 

El día que su hermana de Argandoña le reclamó la sobreexposición 

Más allá de los problemas dentro del clan Calderón Argandoña, en 2012 la polémica vino desde otra parte de la familia. Aquel año, la mujer protagonizó junto a su hija y su madre el docureality “Las Argandoña”, lo que no le gustó a Gabriela Argandoña Rodríguez, su media hermana.  Por eso, el jueves 4 de octubre escribió una carta a El Mercurio lamentando la sobreexposición del apellido.  "Lamento el título del docurreality que próximamente exhibirá Televisión Nacional (“Las Argandoña: Mujeres de familia”). El apellido Argandoña viene de una familia de larga tradición y que yo llevo con mucho orgullo, recibido de mi padre ya fallecido, Eduardo Eugenio Argandoña L’Hüiller (también padre de la protagonista), el cual nos dejó como legado a sus tres hijas, la alegría, la sencillez y el cariño hacia los demás”, parte la misiva.  “Jamás nos inculcó la ambición desmedida. Él, como todos, tuvo defectos y falencias, pero fue un gran hombre y sobre todo un gran caballero, reconocido por toda persona que lo conoció”, agregó Gabriela.  Sin embargo, fue enfática en comentar las molestias que les ha traído como familia.  “Yo, como hija mayor de mi padre y de Marta Rodríguez Pulgar, pido disculpas a las familias Argandoña y descendientes, con los cuales nos juntamos todos los años en alegres reuniones familiares reales, las molestias, incomodidades y desagrado que les ha producido la sobreexposición de nuestro apellido”, sentenció.