Pasaron 25 años

Las nuevas rivalidades que surgieron en el salto temporal de “Verdades Ocultas”

Rocío, Leonardo, Cristóbal, Martina y Benjamín marcaron el primer episodio.
martes, 2 de marzo de 2021 · 17:39

Este martes se estrenó el esperado salto temporal deVerdades Ocultas, teleserie que avanzó 25 años en el tiempo, refrescando la historia con nuevos romances, triángulos amorosos y como de costumbre conflictos y rivalidades. 

Con la nueva trama atrás quedaron algunas rencillas que marcaron el ciclo anterior como los problemas entre Rocío y Tomás o Agustina y Leonardo, y ahora la acción se la tomaron los que antes eran niños. 

Cristóbal y Benjamín

La primera rivalidad que se vio en el primer capítulo de la nueva temporada fue la de los hijos de Tomás (Cristián Campos). Es que a pesar de ser hermanos, los ahora jóvenes no se llevan para nada bien, de hecho Benjamín (Gabriel Urzúa) encaró a su padre asegurando que Benjamín (Matías Oviedo) era su hijo favorito y se negó a ir al festejo de cumpleaños de su hermano mayor al que considera un joven irresponsable por su estilo de vida desenfrenado.

Rocío y Leonardo 

Si bien el final del ciclo anterior terminó con una romántica escena en la que los personajes de Camila Hirane y Carlos Díaz escaparon juntos de Chile para emprender una nueva vida con otras identidades, con el paso del tiempo la relación entre ambos se fue deteriorando, en gran parte por el atormentado presente de la abogada. Es que Rocío (Solange Lackington), bajo el nombre de Ana, tuvo que casarse con su antes rival y formar una nueva familia con Martina, la hija de ambos. Pero eso no la hizo olvidar el abandono que le provocó a Benjamín, algo que según le reclamó el villano, nunca los dejó ser felices, igual que su obsesión por el amor de Tomás. 

Martina y Rocío 

Por si Rocío no tuviera suficiente problemas con su esposo, en el primer capítulo se mostró la distancia que la separa de su hija Martina. Es que la joven culpa constantemente a su madre del mal trato que tiene con Leonardo, quien ahora está postrado y necesita constante atención y cuidados, algo que el papel de Lackington prefiere pasar por alto. Además otro de los reproches de Martina a Rocío es su adicción - nuevamente- al alcohol.