Chilenos por el mundo

Eduardo Vargas tiene al menos tres opciones: ¿Dónde va a jugar Turboman en 2024?

Ya sin opciones en el Atlético Mineiro, el delantero de 34 años busca opciones junto a su representante. Todo parece indicar que seguirá en Brasil, aunque también podría haber alguna sorpresa. Chile está completamente descartado.

Eduardo Vargas apenas ha anotado 21 goles en tres temporadas, una cifra que habla de su delicada actualidad.

La temporada 2023 para Eduardo Vargas en el Atlético Mineiro fue lamentable. Para un goleador de la talla que llegó a tener, haber culminado la campaña con solo tres anotaciones en 31 partidos- la mayoría de ellos como suplente- es un golpe de realidad brutal, pero también al ego de quien fuera el hombre más desequilibrante en el mejor período de la generación dorada de la Selección Chilena.

Lo cierto es que Turboman atraviesa un momento muy bajo en su carrera. Porque si se quiere profundizar aún más en las crudísimas estadísticas, en las últimas tres campañas, desde que llegó al Galo, solo ha convertido 21 goles.

Cifras que así como han desgastado su relación con los chilenos, también han mermado su confianza. Y por supuesto, la de sus entrenadores. Luiz Felipe Scolari es el actual DT del Atlético Mineiro y, salvo 24 minutos contra el Patrocinense por el torneo estadual, no ha sido considerado, en lo que representa una clara muestra de la ya nula confianza que le tienen al chileno en el equipo.

Eduardo Vargas ha jugado solo 24 minutos en el Atlético Mineiro este año.

Equipos de Brasil y Norteamérica surgen como opciones de rescate para Eduardo Vargas

Con este panorama, el representante del exdelantero de Cobreloa, Fernando Felicevich, está trabajando en el futuro del jugador nacional de 34 años, aunque lo hace con una enorme dificultad. El contrato de atacante vence a fin de año y su salario en el Galo es de poco más de 2 millones de dólares al año, una cifra que pocos clubes están dispuestos a desembolsar por un jugador que, evidentemente, viene a la baja.

Edu tampoco está dispuesto a ceder mucho y se ha planteado respetar su salario, aunque está consciente de la necesidad de jugar, más aún si quiere volver a tener una oportunidad en la Selección Chilena, que con Ricardo Gareca comienza un nuevo ciclo. Su última vez jugando por La Roja fue hace casi dos años, en marzo de 2022.

Eduardo Vargas jugó el 2022 por última vez en la Selección Chilena.

Por ahora, el dueño de la agencia Vibra no ha tenido buenos resultados en las negociaciones para ubicar al de Renca en otro club. Lo ofreció sin éxito al Flamengo de Erick Pulgar, que no estuvo dispuesto a realizar un gran gasto por el otrora goleador. Lo mismo sucedió en el Vasco da Gama de Gary Medel.

Ahora, en Brasil se especula con la posibilidad de Fortaleza, elenco al que acaba de llegar otro chileno, Benjamín Kuscevic. Pero nuevamente, el alto salario pareciera estar frenando la opción. Y últimamente, su nombre también ha sido asociado al Santos, cuadro que acaba de descender al Brasileirao B y que busca regresar a la brevedad a la máxima categoría.

De no prosperar las posibilidades en Brasil, Felicevich activará el plan B y buscará clubes en el mercado norteamericano. La MLS y la Liga MX, donde ya jugó defendiendo la camiseta de Tigres, también podrían ser parte del futuro próximo de Vargas.

Ninguna posibilidad en el fútbol chileno

Si clubes de la talla del Flamengo, Fortaleza y Santos se han visto, por ahora, imposibilitados de sumar al exgoleador de La Roja, es absolutamente inimaginable verlo vestido con la indumentaria de algún club chileno.

La U aseguró que se interesó en conocer la situación del artillero de la Copa Sudamericana 2011, pero rápidamente se encontraron con el rechazo del jugador, que ha señalado que quiere seguir en el exterior, al menos por un par de temporadas.

Lo de Cobreloa no fue más que un rumor. Nunca hubo real interés por parte del equipo formador del delantero, que acaba de ascender a Primera División y no tiene la situación financiera a favor para permitirse un fichaje de tan alto coste.

Con los mercados latinos cada vez más cerca de cerrar, Vargas y su entorno juegan contra el tiempo.

Tags