Alta tensión

¿Condenados a la banca? Los dos refuerzos de la U que Dudamel no pidió

El DT venezolano salió a dinamitar todo en su última conferencia de prensa, reclamando que no le habían consultado sobre el proceso de contrataciones.
lunes, 1 de marzo de 2021 · 15:50

"No voy a permitir seguir siendo el escudero de nadie", señaló este viernes Rafael Dudamel en una de las conferencias más polémicas del último tiempo. El técnico de la U no sólo se desmarcó de todos los rumores de salidas y llegadas de jugadores, sino que también responsabilizó, sin nombrarlos, a los directores deportivos Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas por lo que él consideraba no era la buena conformación del plantel.

Declaraciones que generaron un temblor de proporciones al interior de Azul Azul, y que incluso podría terminar con su salida de la banca.

La molestia de Dudamel se centra, sobre todo, en que cree que no se le pidió su opinión a la hora de analizar a los nuevos jugadores que tendrá que entrenar. Y, en ese sentido, hay dos de los refuerzos ya confirmados que él no pidió, curiosamente tal vez los de más alto perfil que se han anunciado hasta ahora: Marcelo Cañete y Ramón Arias.

Había otras prioridades

El trasfondo es el siguiente. Aunque el exvolante de Cobresal llega con el cartel de "reemplazante de Walter Montillo", lo cierto es que la dirigencia lo venía siguiendo incluso desde antes que el trasandino anunciara su retiro del fútbol tras no llegar a acuerdo por su renovación con el club.

En ese sentido, Dudamel tenía otras prioridades para reforzar el plantel, y aunque eso no quiere decir que no le gusta o no lo usará, no deja de ser cierto que en su esquema e idea de juego, la figura del "10 clásico" como Cañete no es tan fundamental. No por nada, Montillo vio muy reducidos sus minutos en la recta final del torneo cuando el venezolano llegó a reemplazar a Hernán Caputto. Ahora, en sus dos dibujos tácticos predilectos, Cañete tendrá que jugar fuera de posición, o cargado a las bandas o partiendo desde más atrás que en el lugar donde se convirtió en una de las figuras del último campeonato nacional.

Por eso, en parte, solicitó la incorporación de Pablo Parra, quien siente mucho más el tirarse por los costados. Y también dio su aprobación para la llegada de Thomas Rodríguez desde Unión La Calera.

¿Para qué "Cachila" si ya tengo a "Rocky"?

Algo similar pasa con Arias, ya que fue una contratación de puño y letra de Goldberg y Vargas (con la venia del presidente Cristián Aubert). Tal como ocurría con la figura del volante creativo, para Dudamel lo fundamental en la línea defensiva eran los laterales que quedaron descubiertos con las partidas de Matías Rodríguez y Jean Beausejour, no el puesto de central.

De hecho, fue él quien presionó para dar marcha atrás en la salida de Osvaldo González, pese a que incluso ya se le había despedido públicamente, ya que fue alguien que le respondió en sus partidos al mando del equipo. Haciendo dupla con Luis Casanova, Dudamel consideraba que tenía a disposición una muy buena dupla de zagueros centrales, con Diego Carrasco como relevo.

Otra vez, no es que "Cachila" esté condenado entonces a ir a la banca, pero el venezolano habría preferido tener a sus dos nuevos marcadores de punta en lugar del defensa uruguayo. Uno de ellos ya fue presentado esta jornada, Yonathan Andía, alguien a quien él sí pidió con nombre y apellido. El otro, además del mencionado Rodríguez, fue Mario Sandoval.